Piden cadena perpetua para Manning, ¿dónde está WikiLeaks?

Publicado por el ene 13, 2012

Compartir

Bradley-Manning-J-assangegood.jpg

Mal pintan las cosas para Bradley Manning, el soldado norteamericano que muy probablemente se enfrentará a un consejo de guerra por las filtraciones de documentos secretos a WikiLeaks. Un consejo de guerra no es ninguna broma en ninguna parte del mundo, menos en Estados Unidos. La elección de esta fórmula da una idea de las poderosas fuerzas que pugnan por aplicar en este caso la mayor severidad permitida por la ley castrense. Manning tiene los puntos para pasar el largo resto de su vida en prisión, previa degradación humillante a lo más bajo del ejército.


¿Es un castigo justo o desproporcionado, es lo mínimo para un traidor o una barbaridad para un joven profunda y clamorosamente desequilibrado? Ya hay varios superiores de Manning degradados por haber ignorado los problemas de este soldado y no haber tomado la elemental precaución de impedirle el acceso a información secreta. Precisamente uno de los argumentos de la defensa de Manning es que, si en verdad las filtraciones a WikiLeaks han hecho tanto daño a Estados Unidos, el mismo Pentágono tendría una gran parte de culpa, por la falta de esmero en la custodia de los datos.

En esencia todo el caso se reduce a decidir si las filtraciones a WikiLeaks fueron:
a)    Un acto heroico en favor de la transparencia y las libertades
b)    Una traición que abrió las puertas de la inteligencia norteamericana al enemigo
c)    Una irresponsabilidad y una chorrada mayúsculas

Entre los partidarios de la opción A destacan WikiLeaks y admiradores, pero con una extraña salvedad. Mientras toda la ciberprogresía se derrite pidiendo libertad para Julian el Glamuroso (aunque ha engordado visiblemente y ha perdido parte de su aura desde que vive refugiado a pan y cuchillo en una mansión inglesa), no parece que ni Assange, ni WikiLeaks ni Perico de los Palotes pierdan demasiado el sueño por la suerte, esta sí que potencialmente patética, de Bradley Manning. Los “rompesecretos” se habían comprometido a pagar parte de su defensa, cosa que los disidentes de la organización denuncian que no han hecho. ¿Hay héroes de primera y de segunda? ¿O será verdad que WikiLeaks se hace de todo menos responsable de los huevos que rompe para hacer sus tortillas?

Entre los partidarios de la opción B, alta traición, destacan el Pentágono, la CIA y, muy a su pesar porque le ha supuesto envainársela, Barack Obama, que entró en la Casa Blanca predicando transparencia y obligando a todas las agencias federales a desclasificar documentos secretos a buen ritmo. El caso WikiLeaks le ha hecho quedar en ridículo y le ha hecho dar volantazo. De todos modos muchos expertos sostienen que cebarse en Bradley Manning, incluso si es culpable, es un desproporcionado gesto de impotencia ante los enormes y frustrantes escollos legales para proceder directamente contra Assange. La legislación americana protege de tal modo la libertad de prensa y similares, que en casos así no se puede matar al mensajero, solo al chivato que le pasa el soplo desde dentro. Sin duda es ejemplar y todo un aviso para navegantes. Pero, ¿es justo?

Y finalmente estamos los de la opción C, los que creemos que ni Manning ni Assange son sujetos particularmente recomendables o interesantes, pero que todo este asunto hace rato que salió de madre. Las filtraciones de WikiLeaks no fueron heroicas. Tampoco fueron alta traición. Constituyeron la irresponsable fantasía de mentes calenturientas, ávidas de llamar la atención imaginándose que arreglaban el mundo. Y quizás entre todos les estamos ayudando a acabar de estropearlo.

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2012

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031