Pan, circo e infanta…pero, ¿qué pasa si no hay caso?

Pan, circo e infanta…pero, ¿qué pasa si no hay caso?

Publicado por el abr 4, 2013

Compartir

La imputación de la infanta Cristina no la ve clara la Fiscalía Anticorrupción. Ni el ministerio de Justicia. Ni bastantes letrados y gentes entendidas en leyes que por lo bajini te dicen: no hay caso. O no hay caso nuevo. ¿Por qué ahora el juez José Castro decide tomar en serio y en consideración indicios que no merecieron su atención antes? ¿Por un puñado de correos electrónicos de contexto dudoso y servidor incontrolado? Mal asunto, si la personalidad imputada fuese otra.

Desde que el juez instructor abrió una pieza separada del caso Palma Arena para centrarse en las actividades del Instituto Nóos, la Casa Real ha estado bajo la permanente sospecha de tratar de entorpecer el proceso. Bien, los hechos acreditan más bien todo lo contrario, por ahora: Iñaki Urdangarin ha sido arrastrado social y mediáticamente por el barro, y condenado por muchos antes de que tenga ocasión de hacerlo ningún juez. ¿Y cómo ha reaccionado Zarzuela? Pues apartando al todavía duque consorte de Palma de toda actividad oficial y hasta de la web oficial de la Casa. Y ahora se han limitado a manifestar “sorpresa” ante la imputación de la infanta, que es evidente que no han querido o no han podido bloquear. Por ahora nada desmiente las palabras del Rey cuando, en su discurso de Navidad más seguido de la historia, prometió que la justicia sería “igual para todos”.  A los hechos puede don Juan Carlos remitirse.

¿Pueden decir lo mismo los del otro lado? ¿Está siendo la justicia igual para todos? ¿O aquí se está abusando del pan, circo…e infanta? ¿Qué pasa si al final tantas promesas de escarmiento ejemplar quedan frustradas, simplemente porque nadie consigue probar lo que tantos dan por hecho?

En las catacumbas jurídicas hay quien cree que se intenta “pasear” a Doña Cristina frente al juzgado palmesano para distraer la atención de un sumario cuyos resultados jurídicos finales pueden quedar muy por debajo, pero mucho, de las expectativas suscitadas. Algo difícil de explicar a ciertos sectores de la ciudadanía que confunden justicia con condena automática a partir de cierto nivel de relevancia social, y no digamos institucional, del imputado. O imputada.

Es posible que entre todos la hayamos liado tan gorda que ahora ya no haya solución buena para nadie. Ni para la Familia Real, ni para el mismo juez Castro.

¿Cómo explicas que sencillamente al final no había para tanto? ¿Cómo sales del lío?

Será interesante de ver, quizás.

 

 

 

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2013

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031