La CIA no aprende (y el Pentágono tampoco)

Publicado por el Feb 14, 2012

Compartir

 

intelWarsCover.jpg

 

Diez años después del 11-S y casi ocho de que Estados Unidos entrara en Irak para no encontrar ni las armas de destrucción masiva ni la resistencia organizada a la dictadura que la CIA le había asegurado que había, tales cosas pueden volver a ocurrir. Ese es el no muy optimista veredicto de Matthew Aid, especialista en la comunidad de inteligencia norteamericana que acaba de publicar “Intel Wars: The Secret History of the Fight Against Terror” (Bloomsbury Press, 2012). Allí analiza la evolución de los espías y analistas de inteligencia tanto de la CIA como del Pentágono a lo largo de la última década y, aún admitiendo que han dado un salto cualitativo importante, les sigue situando en una especie de Neandertal de los servicios secretos.

Desde el 11-S EEUU ha gastado 500.000 millones de dólares en modernizar su red de espías, cuyo presupuesto anual supera los 75.000 millones. La CIA tiene la mejor tecnología de inteligencia del mundo y sus 210.000 empleados operan en 170 países. Todo ello sin contar los aviones espías y asesinos no tripulados, los subcontratistas privados, etc.

El problema es que al decir de los expertos siguen sin atacarse los problemas fundamentales, que muy esquemáticamente son:

-Solo hay capacidad de procesar y analizar con garantías un 1 por ciento de la información que tanta tecnología punta puede obtener.

-Un severo desconocimiento de la cultura de otros países sigue dificultando la comprensión de las amenazas.

-Un exceso de burocracia complica todas las actuaciones, por ejemplo, cuando un subcontratista privado de la CIA necesita 72 horas de papeleo antes de mover un dedo contra operativos de Al Qaida.

-Para rehuir el problema anterior, se tiende a irse al otro extremo y a tomar drásticas decisiones no debidamente meditadas ni autorizadas, a veces con graves consecuencias.

Desconfianza profunda entre las distintas ramas del árbol de la inteligencia (CIA, FBI, Pentágono…) que llevan no solo a enfrentamientos sino a ocultarse datos los unos a otros, lo cual ha impedido en muchas ocasiones frustrar atentados

-Tendencia a adaptar los informes de inteligencia a lo que se cree que el gobierno “quiere oír” en cada momento. Pasó con George W. Bush y pasa con Barack Obama, con el consiguiente peligro para la percepción realista de los riesgos asociados a cada política.

En fin, nada demasiado nuevo bajo el sol para los que llevamos tiempo estudiando las pasmosas carencias de la agencia de inteligencia más famosa y más poderosa del mundo. Pero incluso a nosotros nos sorprende que con la que está cayendo en América y en el mundo cueste tanto poner remedio. Parece que el primer sorprendido por esta incapacidad era Donald Rumsfeld, a juzgar por algunos interesantes documentos desclasificados que aparecen en el libro de Matthew Aid.

Señores, seguimos en la cuerda floja. Mucho.

 

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2012

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031