Independencia y lista trampa, por el tahúr del Llobregat

Independencia y lista trampa, por el tahúr del Llobregat

Publicado por el nov 26, 2014

Compartir

La política catalana empieza a ser para nota o a requerir manual de instrucciones para hacerse inteligible a los no iniciados. Véase si no la última comparecencia de Artur Mas para declarar sus ¿intenciones? de conseguir la independencia exprés (en sólo año y medio, murciano o directamente marciano el último…) con una “lista de país” que le puede llevar a él a la cabeza o a la cola, al gusto del consumidor y hasta, si me apuran, del elector. Personaje este último que empieza a ser directamente de ciencia-ficción en la susodicha política catalana y quizás pronto de toda la española si permitimos la metástasis de la alopecia alevosamente inducida. En cristiano: tomadura de pelo.

Vamos por partes. De repente y a estas alturas Mas va y descubre que antes de lanzarse a la piscina independentista estaría bien comprobar si dentro hay agua. Si hay una mayoría social que esté seriamente por la labor. Fantástico. ¿Cómo no se le ocurrió mirarlo antes de quemar los flotadores y echar al socorrista?

Derecho a decidir, dicen. El 25 de noviembre de 2012 -hace dos años ya- muchos electores de CiU decidieron dejar de serlo. ¿Apreció en ello Mas alguna indirecta, alguna invitación a cambiar de rumbo? No. Se alegó que sumando los votos conseguidos por él, por Oriol Junqueras, por la CUP y por el Pato Donald (de Duran Lleida mejor no hablamos), sumaba una opulenta “mayoría de país”.

En cambio ahora Mas pone como condición para que el tema vaya en serio que esa presunta mayoría de país se concentre alrededor de una lista única (una suma de ellas ya no vale) y que esa lista obtenga la mayoría absoluta. Sólo en ese caso se darán las condiciones, a) para proclamar la independencia b) para que él, Artur Mas, no vuelva a presentarse a las elecciones en 2016.

¿Cabe mayor gozo que lo segundo para los que consideran una desdicha lo primero? ¿Y al revés? Y para acabar el rizo de la contradicción y de la franciscana modestia, va Mas y se ofrece pues eso, a no ser el primero de esa lista de fulgurante protagonismo histórico (algo efímero, eso sí…) sino el último. Pero en este caso, ojo al dato, se cuida muy mucho de prometer que no se va a volver a presentar.

Menudo tahúr del Llobregat está hecho este Mas. Por un lado forzándole la mano a ERC (con una lista trampa) y por la otra al PP (independencia trampa), o eso espera él. Que Mariano Rajoy y Oriol Junqueras tengan en común el miedo a este órdago y le salven el tapete.

Yo por mi parte me quedo con lo tristemente esencial: no se lo cree ni él. Nada. La independencia que dice vender, en realidad la vende él el primero tan cara, que no hay votos para pagarla. Un independentista de verdad, uno más o menos serio, de buena fe, a la quebequesa, se conformaría con hacer avanzar y consolidar una amalgama de síes-síes lo bastante nutrida como para tener un sitio al sol en el Parlamento catalán. Y a partir de ahí.

Especialmente ahora que parece que el Parlamento español va a saltar hecho muchos añicos. Y menos va a ser más.

El tiempo corre. Y la convivencia vuela.

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2014

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031