¿Es más fácil acabar con ETA sin Garzón?

Publicado por el feb 11, 2012

Compartir

baltasar_garzon.jpg

Año 2005, Nueva York: quien esto firma se sienta a cenar con el entonces juez Baltasar Garzón, otros periodistas y personal de la Universidad de Nueva York, donde acaba de celebrarse una de esas jornadas con ponentes de primera fila moderadas por Garzón -que se gana así un internacional prestigio- y financiadas por empresas españolas pendientes de causas que él instruye en España. Pero el tema estrella de la noche no es ese sino que por aquel entonces el gobierno Zapatero amaga por primera vez con negociar con ETA y parece que se las promete muy felices. Hay en la mesa gente ilusionada. Garzón se apresura a echarles encima un jarro de agua fría. Zapatero fracasará, vaticina, por dos cosas: porque ETA le traicionará, como hace siempre con los que le dan ocasión, y porque aunque así no fuera, ahí está él, Garzón, para no dejar que en la Audiencia Nacional se muevan pata ni oreja sin su consentimiento o protagonismo absoluto. “A mí nadie me ha dicho nada, y si a mí nadie me dice nada, que no cuenten conmigo para sacar a ningún etarra de la cárcel”, advierte, con una actitud que en uso de la interpretación, siempre arriesgada, osaremos llamar flamenca. Lo cierto es que llegó a dar la impresión de que el mayor error de Zapatero era atreverse a negociar con ETA sin sentarse a hablarlo primero con Garzón, sin hacerle a él la estrella del proceso.

Año 2012, Madrid: altas fuentes de la Audiencia Nacional, a las que les comentamos los sucesos reseñados en el párrafo anterior, expresan su “irritación intelectual” ante las flamenquerías del juez estrella que acaba de ser inhabilitado. Tales altas fuentes subrayan que ni Garzón ni San Pedro que bajara del cielo para vestir toga podrían jactarse nunca de ser la clave de que los etarras salgan de la cárcel. Porque no caben la amnistía ni la indulgencia plenaria, pero tampoco el capricho judicial para enderezar o torcer condenas sólidas como el plomo, más cuando hablamos de asesinatos y por ahora son solo 8, sobre más de 300, los condenados arrepentidos y que han pedido perdón expreso a las víctimas. Que es lo único que abre la puerta a la mediación. Bueno, también podría abrirla otra cosa, que es que ETA se disolviera explícitamente de una vez. Solo eso permitiría desbloquear decenas, quizás cientos de libertades condicionales. Pero mientras eso no pase, tranquilidad y mucha calma. Y sobre todo, sobre todo, que ningún juez aspire a ganarse el Premio Nobel dando la nota con el tema.

Atención, altas fuentes de la Audiencia Nacional, pregunta: ¿Es más fácil soñar con acabar con ETA sin el inmenso ego de Baltasar Garzón dando vueltas por la Audiencia Nacional como Ludwig de Baviera por su castillo?

Respuesta de las altas fuentes: silencio elocuente y mirada grave. Muy grave.

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2012

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031