¿En qué se parecen catalanes y andaluces?

¿En qué se parecen catalanes y andaluces?

Publicado por el sep 14, 2014

Compartir

Me van a salir un día de estos callos en la lengua de hablar y hablar y hablar todo el día de lo mismo, y de contestar por enésimamillonésima vez (ahí va mi mano tendida, junto al neologismo) cómo se pudo robar tanto y tanto y TANTO en Cataluña sin que todo el mundo se diera cuenta, plenamente por lo menos.

Yo es que ya no sé cómo decirlo: la virulencia y la metástasis de la corrupción suelen ser directamente proporcionales a lo espaciado de los chequeos políticos. Cuando la alternancia en el poder es frecuente, es picada, unos vigilan con eficacia a los otros. Nadie puede llegar demasiado lejos trincando. Cuando se deja un gallinero guardado por la misma zorra durante décadas, pues nadie chilla cuando faltan huevos.

No olvidemos que en España la corrupción política ha crecido a menudo en racimo. Los partidos políticos y hasta algunas instituciones empiezan viviendo por encima de las posibilidades (por ejemplo, cuando el PSOE se embarcó en el arduo esfuerzo de darle la vuelta a su propia opinión pública cuando el referéndum de la OTAN, ¿se acuerdan?), empiezan generándose monstruosos agujeros que para taparse requieren de tupidas tramas de contabilidad B (así empezó Filesa), y al ser estas cosas, como su propio nombre indica, deslumbrantemente oscuras y netamente incontrolables, pues es cuestión de tiempo que el que empezó robando para su partido (algo que todavía hay quien encuentra noble a estas alturas, como si esto fuera el bosquecillo de Robin Hood…) acabe llenándose a manos llenos la butxaca. Así, sin más.

He citado Filesa, que fue un trago amargo para el PSOE, una de las cicutas del felipismo, y podría citar la trama Gurtel o Pujolandia ahora que está tan de moda. O por supuesto la romería de los ERE andaluces, otro territorio donde llevan gobernando los mismos desde que en el agua hay ranas. Normal que pegues una patada y de debajo de la alfombra salgan cocodrilos.

Ya tiene gracia que catalanes y andaluces, con lo que se han hinchado a compararse para mal, a culparse los unos de los males de los otros, a acusarse de vividores a cuesta del lomo ajeno, insolidarios y/o roñicas, estén a partir un piñón en el vicio fundamental de dejarse narcotizar por poderes que, siendo técnicamente democráticos, tienden en la práctica a funcionar como cortijos (o como masies…) regidos a latigazo limpio. Como dicen unos buenos amigos míos, madrileño él, de Belchite ella, después del éxito de los Ocho Apellidos Vascos a lo mejor habría que hacer una peli sobre los Ocho Timos Catalanes y Andaluces. Que por desgracia en este país nada nos une tanto como lo que nos une.

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2014

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031