El otro espíritu de la Transición…

El otro espíritu de la Transición…

Publicado por el ago 18, 2014

Compartir

Se ha hablado mucho últimamente, con preocupación y hasta con angustia, del peligro de querer cargarse el llamado espíritu de la Transición. La muerte de Adolfo Suárez vino a poner una especie de contrapunto grave a la ciertamente alegre, cuando no alocada, escalada de descalificaciones de un momento político y unos pactos que para bien o para mal han configurado lo que hoy entendemos por España..y hasta lo que algunos se empeñan en no entender por ella.

Alfonso Guerra vaticinó en su día que después de gobernar los suyos, a España no la iba a reconocer “ni la madre que la parió. Proféticas palabras, y más que lo serán, me temo, a medida que se vayan sabiendo más y más cosas.

Está estudiado en las escuelas de política de todo el mundo, no sólo de aquí, el modelo español de paso de la dictadura a la democracia como un modelo imperfecto pero de éxito. Depende de dónde quiera poner uno el énfasis, de si prefiere ver la botella medio llena o medio vacía. Se puede enfatizar que los vastos pactos de silencio, de culpas evanescentes, de perdón tácito y de ni tú, ni yo que se dieron en España son de todo menos justicia y memoria veraz. O se puede subrayar que gracias a eso fue posible salir adelante de manera mucho menos traumática de la conocida en otros países…

Con la guerra civil y sus secuelas sí, o más o menos. Pero…¿y con la corrupción?

El descalabro ético de Jordi Pujol ha cruzado un Rubicón tremendo, un límite insospechado. Nadie esperaba que la mierda, con perdón, hubiera podido llegar tan sumamente arriba. Si Pujol es un ladrón, y lo fue durante largos años, ¿quién se salva?

A lo mejor el espíritu de la Transición que de verdad hay que revisar fue ese que hizo posible que determinados personajes se situaran por encima del bien y del mal, no para frenar ruidos de sables y negras oleadas terroristas, sino pura y duramente para cubrirse el riñón. Se empieza pagando con fondos reservados a confidentes policiales o a mandos de la Guardia Civil porque se juegan la vida, y se acaba dando por hecho que cualquier político tiene derecho a cobrar en negro lo que si se le diera en blanco provocaría motines en la calle. Con el agravante de que eso ocurre en un país donde la mayor parte de los políticos ganan y no pierden dinero con su dedicación a la política.

¿Para cuándo una auditoría general de todos y cada uno, empezando por el que hasta ahora nadie se ha atrevido o sabido tocar, el mítico One, Felipe González, que a día de hoy vive como dios en la calle Velázquez, se codea con multimillonarios, fuma puros como cohetes y no se corta de seguir pontificando sobre la izquierda? ¿De verdad nadie ha visto nada, pero nada raro en todo esto?

 

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2014

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031