Cuando Mas no miente, casi es peor

Cuando Mas no miente, casi es peor

Publicado por el Feb 10, 2015

Compartir

Es perfectamente posible que Artur Mas Gavarró haya dicho más o menos la verdad en esta extraña comisión de investigación del Parlamento catalán sobre el escándalo Pujol, tan extraña que para empezar el nombre de Pujol ni siquiera se menciona. Décadas de avui no toca han hecho estragos. Es perfectamente posible que ni Mas ni su mujer tengan cuenta bancaria ninguna en el extranjero y que tampoco se hayan lucrado jamás de manera directa. Con dinero, se entiende.

Políticamente es del todo otra cosa.

Recapitulemos. Artur Mas fue conseller de Economía y conseller en cap de Jordi Pujol, nada menos. Si hasta cogió fama de ser de los pocos capaces de pronunciar la palabra “no” delante del molt honorable, cuando al molt honorable le daba por gastarse lo que la Generalitat no tenía. Algún día se comprobará que en el caso estricto de Jordi Pujol i Soley (lo que voy a decir ahora no es de aplicación a su esposa ni a ninguno de sus hijos) a veces es difícil discernir dónde empezaba la corrupción de dónde acababan los delirios de grandeza. ¿Qué fue Banca Catalana sino un envolado financiero faraónico a mayor gloria del pedazo de país que Pujol y sólo Pujol tenía en la cabeza?

Si siendo quien era y ocupando las responsabilidades que ocupaba, Artur Mas de verdad no se enteró de nada sería un inepto colosal. Pero inepto de baba.

Si metió el cazo y tiene el cuajo de ir al Parlament a negarlo es que su talento para el suicidio político ya sólo es superado por su capacidad de suicidio del otro. ¿No era él mismo quien bromeaba sobre el hecho insólito de salir de ahí más o menos vivo?

Pero lo más probable, y ampliamente estremecedor, es que sea verdad que Mas se mantuvo discreta y cómodamente al margen de lo que no es verdad, como a veces se dice, que todo el mundo supiera. Todo el mundo podía saber que algo olía a podrido en el hogar de los Pujol Ferrusola, que la escudería de coches del hijo mayor no era normal y tanto viaje a Andorra tampoco, que la hierba del Camp Nou, encargada a la presidenta, era una birria que nadie se atrevía a criticar en voz alta, que Lluís Prenafeta a la hora de fer negocis podía ser tan sutil como unas bragas de esparto, y para qué hablar de Macià Alavedra…Si hasta tenían nombres y todo…el sector família, el sector negocis

Pero lo que no todo el mundo sabía, porque era imposible saberlo para la mayoría, era la magnitud. Lo sofocante del tema. Que no es que  no hubiera un pam de net sino que no quedaba ni un espacio decente donde plantar la uña.

Este nivel de información y de convicción estaba de verdad al alcance de muy pocos. Pero uno de esos pocos tenía que ser Artur Mas. Es impensable otra cosa.

¿Por qué estoy dispuesta a creer que él directamente no se lucró? No tanto porque le considere más honrado sino porque le veo más apocado, menos lanzado que los hijos de Pujol. Él se conformaba con estar ahí. Con hacer carrera a la sombra de la famiglia. Con ser como aquel consigliere del Padrino que no es italiano sino irlandés, es decir, rarito. Pero que se dejaría cortar en pedazos antes de traicionar a la familia, porque sin ellos es nada. Menos que nada.

Este puede ser el tipo más despreciable de corrupción que existe: la corrupción intangible. La que consiste en mirar hacia otro lado porque te conviene estar a bien con el corrupto. Porque respetas su hegemonía y su predominio sabiendo de dónde vienen. Y a dónde van.

A Mas con su ambicioncilla menestral le debía parecer un mal menor no oponerse, no cuestionar ciertas barbaridades. Ayudar a Pujol a urdir la fabulosa telaraña no ya de mentiras sino de autoengaño. No toleraba que nadie, ni los más íntimos, le sacara los colores del sofocón familiar. Una vez que Prenafeta quiso advertirle de que a su hijo mayor se le empezaba a ir la mano, Pujol casi lo echa del despacho. No ha querido nunca que el tema le entre en la cabeza. Y para hacer carrera a su vera, no digamos para ser conseller en cap, había que tener muy claro esto. Que la corrupción familiar avui no toca. Y mañana tampoc.

Seguramente Mas se veía a sí mismo como un chico aplicado y virtuoso en una clase donde abundan los gamberros. Es perfectamente posible que jamás se le ocurriera que él tenía alguna responsabilidad para con el pueblo al que le estaban prometiendo la luna. Y robando hasta la camisa.

Así suele empezar todo y, lo que es peor, no acabar nunca.

 

 

 

 

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2015

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31