Consejos para inapetentes constitucionales

Publicado por el Dec 7, 2013

Compartir

La manifestación en Barcelona a favor de la Constitución, ¿fue un éxito o fue un fracaso? Que vayan 5.000, 6.000 ó 7.000 personas, ¿es mucho o es poco? Pues depende. Si se compara con otras concentraciones bastante menos multitudinarias de lo que se dice, pero sin duda nutridas, es decepcionante. Si se tiene en cuenta la que está cayendo, y que cada manifestante a favor de la Constitución lo es a veces con todo en contra (y por todo se entiende toda la tele, la radio y la prensa catalana, todo el establishment, todo el què diran…), bueno, puede ser casi un heroísmo numérico. Nunca las cifras se pueden sacar de su contexto. Por ejemplo, el 28 de octubre de 1973 la brigada político-social detuvo a 113 activistas antifranquistas reunidos clandestinamente en la Parròquia de Santa Maria Mitjancera, en la calle Entença de Barcelona. Hay quien conmemora aún con recogimiento la llamada Caiguda dels 113. ¿A alguien se le ocurrió preguntar si 113 eran muy pocos? No, parecía que eran muchos porque para estar allí había que ser muy valiente.

Dicho lo cual, creo que si algo va quedando claro a estas alturas es que la Constitución, siendo la indiscutible piedra angular de nuestro sistema, no es lo que podríamos llamar su mayor reclamo. No es lo que más entusiasma ni lo que más vende. No calienta el corazón ni de los más convencidos. Está ahí, y hay que defenderla, o que reformarla con sensatez. Pero si de verdad se quiere hacer marketing a favor de la idea de España, hay que hacerlo por otro lado.

La ignorancia es atrevida y muchos que ahora presumen de que ellos habrían hecho “otra” Constitución en 1978, ahí me habría gustado verles, en medio del fragor y del peligro de la época. Me traen a la mente a un periodista catalán de cuyo nombre no quiero acordarme con el que coincidí hace años en una cena en Barcelona con el cónsul del Japón, con motivo de una visita de los emperadores. El cónsul nos preguntó de repente por el escritor Gonzalo Torrente Ballester, por aquel entonces todavía vivo. El cónsul nos pedía referencias para dárselas al emperador, quien al parecer había tenido conocimiento de la obra de Torrente Ballester y le interesaba. Esto sucedía en plena polémica por la devolución o no a la Generalitat de sus archivos concentrados en Salamanca, devolución a la que Torrente Ballester se había opuesto. Pues sin pensárselo dos veces, va el innombrable periodista catalán (como yo misma, por cierto) sentada enfrente de mí en la mesa y no se le ocurre otra cosa que tildar al anciano y venerable escritor gallego de “facha” y “esbirro del franquismo” ante el cónsul japonés.

Yo quedo sobrecogida. Le aseguro al señor cónsul que mi distinguido colega es sin duda víctima de un malentendido. Le digo que Gonzalo Torrente Ballester es un escritor español insigne, uno de los más grandes que ha dado jamás la literatura española, y que nos complace mucho que el emperador del Japón le honre con su interés. Mientras tanto por debajo de la mesa le arreo una patada al otro periodista, y le espeto en nuestra lengua vernácula: “A ver si la próxima vez que un extranjero te pregunte por un escritor de aquí te lavas la boca con jabón antes de hablar de él. Y déjate de dar lecciones de antifranquismo a tus mayores. A ti me habría gustado verte en pleno franquismo, capullo”. Pues eso, que a día de hoy es fácil despreciar a los que torearon momentos históricos mucho más delicados que los nuestros. Y en cambio para poner en valor lo que lo tiene, hay que ser sencillamente un héroe. Yo estoy convencida de que los héroes antifranquistas del pasado que algunos veneran con fervor, si de verdad pudieran levantar la cabeza, les gritarían a algunos de sus admiradores: “¡¿y tú qué haces que no estás en la calle defendiendo la Constitución?!

 

 

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2013

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031