Carlos Zanón nos devuelve Barcelona (negra pero real)

Carlos Zanón nos devuelve Barcelona (negra pero real)

Publicado por el Feb 3, 2014

Compartir

Barcelona es estos días la capital, o por lo menos una capital, de la novela negra internacional. BCNegra ha llegado a su novena edición buscando bajo las piedras a dignos herederos de Manolo Vázquez Montalbán, en cuyo honor se instituyó el Premio Carvalho, recaído este año en Andrea Camilleri, rey de la novela negra mediterránea. Está bien que así sea. Montalbán es algo así como un Conan Doyle español; seguramente las intrigas de sus novelas no son las más redondas del mundo, algunos de sus casos están definitivamente traídos por los pelos. Ah, pero quién le gana a la hora de construir personajes inolvidables, de levantar sobre el papel ciudades enteras, enteros mundos. Que ya estaban ahí pero que ni el que llevaba toda la vida en ellos se había enterado del potencial que tenían. Es que hay cosas que no se viven de verdad hasta que se leen.

Algo tendrá el agua cuando la bendicen, y algo tendrá la novela negra cuando la leen de la buena fe con que es leída, y que no se hace fácilmente extensiva a otros géneros. A otros tonos. Como me dice Carlos Zanón, autor de “Tarde mal y nunca” (2009), “No llames a casa” (2012) y, de ahora mismo, “Yo fui Johnny Thunders” –las tres en RBA-, “la situación de la novela negra es curiosa, no es una moda sino un género consolidado por una serie de causas; una de las que más me gustan es que ha tenido el tiempo de cuajar como género porque no ha sido tomado en serio por casi nadie, no por los intelectuales, ni críticos, y a veces ni tan siquiera por los propios autores”. Zanón, que escribe unas novelas negras que no se las salta un gitano, entre trepidantes y poéticas (le comparan con Montalbán, a mí me recuerda más a Juan Marsé), cree que esta novelística, al ser “bastarda y flexible(sic), ha generado unos lectores más desacomplejados y más libres. Si el libro es pura escapada irrelevante pues se escapan con él. Y si les propone algo más lo digieren con menos traumas y más ilusión que el lector miedo de otras cosas. “El lector de novela negra es muy fan”, se regocija Zanón, “y esto ha sido posible gracias a generaciones de autores solventes, nada divinos, gente generosa, artesanos más que artistas, gente cercana, nada conflictiva”.

Les decía que Carlos Zanón me recuerda a Juan Marsé. Me lo recuerda por los cascabeles poéticos que siempre encierra el texto, así sea con disimulo, y por la fijación con los personajes más encanallados y más “pringados” y, sobre todo, más distintos. La Barcelona negra de Zanón es una Barcelona real como la vida misma y a la vez alucinantemente inverosímil, porque desapareció hace tiempo del imaginario catalán cultural oficial. Una Barcelona descarnada y bilingüe que tiene muchas otras cosas en qué pensar, muchos más problemas que la dichosa independencia o que la dichosa consulta. Una Barcelona que necesita dinero y oportunidades y sobre todo ganas de buscarlas, una Barcelona que se mete en líos y no siempre sabe salir de ellos, una Barcelona que es culpable de muchas cosas, de tantas cosas como de las que es víctima, y cuya magnética vitalidad se basa pues en eso mismo, en la constante contradicción. En que ni la política ni tan siquiera el rock’n’roll lo explican todo.

Seguramente la novela negra tiene tanto éxito, y lectores tan fans, porque en tiempos de tanta estrechez, económica y de miras, aporta un soplo de aire increíblemente fresco (aunque no necesariamente optimista) pues por eso mismo, porque nadie se la tomó en serio a tiempo de intentar domesticarla o controlarla, de hacerla más políticamente correcta. Recurrir a la ficción no ya para evadirse de la realidad sino para reencontrarse con ella. Para volver a entender el mundo de cada día. Otros lo hicieron en Estados Unidos en los años 50 del siglo XX. En esas estamos ahora aquí.

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2014

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031