Cañas

Cañas

Publicado por el Apr 26, 2014

Compartir

Jordi Cañas, exportavoz de Ciutadans en el Parlamento catalán, exdiputado en el momento de escribirse estas líneas, se ha ido a su casa. Dijo que si le imputaban se iría. Le imputaron y se fue. ¿Quién da más?

La política puede ser tanto o más injusta que la vida. Es verdad que hay gente que la imputan y luego al final no hay nada pero en el ínterin ya se ha truncado toda una carrera política, todo un mundo de posibilidades. Probablemente más y mejores posibilidades cuanta más gente tiene interés en que no prosperen. Pero hay quien tiene dos, con perdón, cojones, y una sola palabra. Y hay quien no.

La justicia no es igual para todos, y la política tampoco. Hay quien se la toma en serio y hay quien se la toma más a chirigota. Quien viene a servir y quien viene a servirse. A proponer o a medrar.

Mentiría si dijera que conozco íntimamente o ni siquiera mucho a Jordi Cañas. He compartido con él una sentada en su despacho del Parlament y una cena en un restaurante japonés del Born de Barcelona que me sorprendió por su calidad y originalidad, por el mimo con que hacían la comida y lo hacían todo. Tampoco dejé de notar que querían mucho a Jordi, sobre quien en ese momento ya se cernían las negras alas del cuestionamiento. Era tal la devoción que evidentemente le tenían que el propio Cañas se vio obligado a quitarle hierro sentimental al asunto (es un poco brutote a la Clint Eastwood, el tío): “es que cuando abrieron este restaurante les costó mucho arrancar, no venía nadie, entonces nosotros -él y su anterior pareja- cenábamos aquí mucho, y yo creo que todavía me lo agradecen“. Detalles pequeños, detalles. Así conoces a la gente. Rozándola como de pasada, haciendo como que no te fijas.

Mientras la justicia trabaja y esperamos todos el desenlace de este asunto, la política no se crea ni se destruye, sólo se transforma. Jordi Cañas ya no está en el Parlament. Pero queda ahí su ausencia estruendosa, aguda como una estaca clavada directamente en el corazón de la vergüenza de tantos otros que, acusados de cosas infinitamente más graves, enlodados en lo más triste de nuestra decepción, pues ahí siguen, aguantando el tipo. Y la casta. Y la chusma.

Hay otra manera de hacer las cosas. Tiene que haberla. Urgentemente. Ya.

 

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2014

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031