Algunas claves de lo de Noruega que da miedo saber..

Publicado por el jul 25, 2011

Compartir

 

Han decidido celebrar a puerta cerrada las vistas judiciales contra Anders Behring Breivik, el autor de la masacre de Noruega, seguramente con razón. No sólo es que este individuo pretendiera usar un juicio público como plataforma de sus ideas, es que lo más probable es que haya cometido su monstruosa matanza con esta intención. Con la de dar a conocer el no menos monstruoso manifiesto de 1.518 páginas que hasta el 22 de julio no le interesaba a nadie, y que ahora es, o debería ser, pasto de la curiosidad mediática y pública.

En la página 822 lo pone bien clarito: “el objetivo principal de nuestros ataques no son tanto sus consecuencias físicas inmediatas (la destrucción de algunos edificios, la muerte de unos centenares de traidores) como sus efectos indirectos”. La idea es que estos ataques tengan “la potencia de penetrar el estricto régimen de censura de los marxistas culturales y los multiculturalistas”, es decir, de cuantos se oponen a la reeducación del pueblo según Breivik. Este lo tiene claro: a más brutalidad de los atentados, más y mejor propaganda.

 

utoya-shooting-death-toll-rises-to-91-in-norway-attacks.jpg

Lo cual nos sitúa a nosotros los periodistas frente a un arduo dilema. ¿Hay que contar todo lo que se sabe de Breivik, hay que dar todas las claves sin callarse nada? ¿O es mejor correr un tupido velo sobre algo? Doctores tiene la lucha antiterrorista mundial que llevan décadas quejándose amargamente del daño que al parecer la prensa a menudo hace, hacemos, cada vez que sacamos información reservada a la luz. Al parecer hemos frustrado muchas estrategias e investigaciones y hemos dado un montón de ideas al enemigo.

 

A riesgo de incurrir en algunos de estos errores, me gustaría ofrecer aquí al lector ciertas claves de lo de Noruega que pasan los días y no veo publicadas en ninguna parte. Sin duda 1.518 páginas de manifiesto son muchas páginas, más cuando están todas en inglés. Y no siempre se tiene el tiempo, la sangre fría y el background para sumar dos y dos.

Breivik estará loco en lo ideológico, pero en lo operativo no tiene un pelo de tonto. Es un error subestimarle porque haya copiado algunos pasajes las obras completas de Unabomber, uno de los terroristas individuales más listos que han existido, y al que probablemente el FBI no habría echado jamás el guante de no ser porque su propio hermano le denunció. Consideraciones morales aparte, Breivik identifica correctamente a sus modelos si lo que quiere es ser un asesino de masas de éxito. En ese sentido expresa una admiración sin ambages por Al Qaida, que es al terrorismo de hoy lo que Septiembre Negro fue para el de los años 70 y 80: una guía moral pero sobre todo práctica, un ejemplo técnico a seguir. Breivik copia sin rubor el sistema organizativo y los métodos de actuación de la yihad y los detalla bien claritos en su manifiesto. Cualquiera que se lo haya leído puede empezar a hacer la guerra por su cuenta en cualquier momento.

Experimentando con las mismas armas de destrucción masiva que los americanos y los chinos. Un ejemplo de hasta qué punto Breivik está en lo más fashion del terror es que su manifiesto explora la posibilidad de lanzar bombas electromagnéticas (página 956), que son las armas de destrucción masiva que ahora mismo más obsesionan a los gobiernos de Estados Unidos y China. ¿Qué es una bomba electromagnética? Es un ataque que desencadena enormes cantidades de energía electromagnética, destruyendo  todos los equipos eléctricos y electrónicos del objetivo. Puede conseguirse ese efecto sobre una ciudad, un país o incluso un continente entero haciendo detonar un arma nuclear a la suficiente altitud, fuera de la atmósfera terrestre.

No se conoce ninguna defensa contra este tipo de ataque, que sólo requiere una bomba nuclear de tamaño medio, accesible para gran número de países y organizaciones terroristas a día de hoy, y un cohete capaz de propulsarla fuera de la atmósfera.

En 2005 los espías de Estados Unidos descubrieron que China estaba experimentando el efecto de este tipo de ataques en seres humanos, con la probable intención de ver hasta qué punto podían llegar con un ataque así, por ejemplo en Taiwan, sin provocar una respuesta nuclear inmediata de Washington. Los efectos de una bomba electromagnética sobre los seres humanos son enormemente dañinos, pero no provocan la muerte automática. Servirían más como método de tortura que de asesinato. En cambio pueden destruir masivamente las infraestructuras y hasta la entera economía de un país.

España tiene una “alta” prioridad de ser atacada. Para Breivik hay países con más y con menos puntos para ser atacados. Encabezan la lista de objetivos aquellos países a su juicio más incorregiblemente penetrados por el islam, que son: Francia, Alemania, Reino Unido, Holanda, Bélgica y Suecia. Todos ellos tienen una prioridad “muy alta”. España la tiene “alta”, en compañía de Austria, Suiza, Luxemburgo, Italia y la misma Noruega natal de Breivik. Se considera “moderada” la prioridad de ataques en Portugal y en Dinamarca. Es “baja” en Irlanda, Grecia, Finlandia, Islandia, Chipre y Malta.

anders.jpg

¿Un lobo solitario o el líder de un ejército en la sombra? A nada le temen tanto los actuales responsables de la lucha antiterrorista como al llamado lone wolf, el lobo solitario que va por libre, no se coordina con nadie y por eso mismo no se le detecta hasta que actúa. Inicialmente Breivik parecía pertenecer a esta categoría, como su admirado Unabomber. Sin embargo ante el juez presumió de la existencia de por lo menos dos células más. ¿Mintió para darse importancia y dar miedo? ¿O estamos ante la punta visible de un peligroso iceberg?

 

No es por dejar a nadie sin dormir, pero, aunque es verdad que el manifiesto insiste en las bondades de trabajar solo y no fiarse de nadie, ni de los familiares o amigos más íntimos (hasta aconseja hacerse pasar por gay para justificar toda clase de rarezas, como la tendencia a desaparecer durante días sin dar explicaciones), también se llega a un detalle casi obsesivo en la fijación de pautas organizativas. Breivik está visiblemente familiarizado con las leyes de la clandestinidad y con trucos de espías para comunicarse sin dejar rastro en Internet.

¿Cómo? Pues por ejemplo teniendo una cuenta de correo conocida por las distintas partes, que en lugar de mandarse mensajes se dejan escritos borradores. Todos los que conocen la cuenta pueden entrar y leer esos borradores, que al no haberse enviado nunca, son indetectables. La primera vez que oí hablar de esta técnica fue por boca de un antiguo miembro del servicio secreto del Departamento de Estado de EEUU, que aún la utiliza. Breivik también, aunque parece considerarla poco segura.  

¿De verdad odia al islam, o quiere comprarle armas? Una y otra vez Breivik se queja de que hay que rescatar Europa de las garras del islam. Pide expulsar a todos los musulmanes que no acepten convertirse al cristianismo, renunciar a su religión y a su lengua, etc. Mas la radicalidad de estas exigencias contrasta vivamente con el atrevido planteamiento de tratar de obtener armas de destrucción masiva nada menos que de la yihad.

En la página 958 del manifiesto se considera “dudosa pero no imposible” la idea de obtener asistencia armamentística de grupos como Hamas, a cambio por ejemplo de que europeos rubios de y ojos azules como él mismo les ayuden a introducir material en la UE. ¿Por qué los islamistas iban a estar interesados en semejante cambio de cromos? Según Breivik, porque ellos mismos saldrían ganando con una expulsión masiva de moriscos de Europa, que podría reportarles el control absoluto en los países del mundo árabe. Se trataría de repartirse el mundo entre los yihadistas de un lado y los del otro. ¿Aún va a ser que el islam no lo veía como una amenaza, sino como la mejor excusa?

 

 

 

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2011

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031