Al habla con el hombre que más sabe de la camarera de DSK

Publicado por el Jul 29, 2011

Compartir

 

Dickeygood.jpg

 

Se llama Christopher Dickey y es un inaudito periodista elegante, tanto en sus escritos como en su apariencia personal. Jefe de la oficina de Newsweek en París, y su máximo especialista en seguridad, terrorismo y Oriente Medio, la primera vez que nos vimos fue en el selecto Yale Club de Manhattan (socios only) repleto de retratos al óleo de presidentes de Estados Unidos. La última vez que hablamos fue para comentar su entrevista a Nafissatou Diallo, la camarera del caso Strauss-Kahn, que ha dado la vuelta al mundo.

Seguramente no es casualidad que el hombre que mayor información tiene de este tema sea a la vez uno de los que más saben sobre la policía de Nueva York, a cuyas interioridades ha dedicado hasta un libro. Dickey goza de línea directa con el máximo responsable policial, Ray Kelly. Además de a la camarera, es el único que ha podido entrevistar a la unidad de agentes de élite que interrogaron a Dominique Strauss-Kahn en las horas siguientes a la detención. A la espera de que el polémico nuevo fiscal neoyorquino Cyrus Vance decida si prosigue o no prosigue con el caso, y mientras por todos lados se acumulan más sospechas que evidencias, probablemente lo más cerca que podamos estar de la verdad es interrogar al interrogador. Preguntarle hacia dónde apuntan sus corazonadas y sus instintos.

La entrevista de Newsweek sacó a la camarera del Sofitel a la luz en un momento en que esta tenía muy poco que perder y todo que ganar: la defensa de Strauss-Kahn había logrado abrir una brecha irreparable en la credibilidad de Nafissatou Diallo. ¿Se ha cerrado esa brecha? Christopher Dickey no vaciló en trufar su texto de muestras explícitas de escepticismo, como cuando por ejemplo escribe que las lágrimas de la camarera durante la entrevista parecían “forzadas”. No es el único que tiene esa impresión.

Y sin embargo Dickey nos confiesa que él se sentía más escéptico en el momento de transcribir la entrevista de lo que se siente ahora. “Cuanto más investigamos, más plausible y convincente me parece su narrativa”, nos cuenta. Concretamente nos llama la atención sobre el registro de las tarjetas magnéticas usadas por Diallo para entrar tanto en la suite de Strauss-Kahn como en otra habitación cercana donde, de forma aparentemente incomprensible, había dejado su carrito con útiles de limpieza, que luego fue y recuperó antes de volver a la escena del crimen tras abandonarla Strauss-Kahn.

Toda esta secuencia es muy rara, rarísima. Más si se tiene en cuenta que entre la primera vez que Diallo usa la tarjeta para entrar en la suite de Strauss-Kahn y una llamada telefónica que este hace a su hija transcurren apenas nueve minutos. Seguramente los abogados de DSK acusarán a Diallo de haber vuelto a la suite del crimen a ver si le había dejado dinero por sus “servicios”. Sin embargo la camarera parece estar teniendo cierto éxito en pergeñar otras explicaciones razonables.

El hecho de que el sexo, aún si fue consentido, se ajustara probablemente a una pauta brutal o incluso sórdida allana el camino para la acusación en un caso que, golpes de efecto mediáticos aparte, sigue siendo palabra contra palabra. Tal y como están las cosas en este momento, para la camarera ya sería una victoria llegar a juicio, incluso si no lo gana.

Pero no sólo ella. En el mismo caso de buscar sembrar la duda y/o un lavado de cara a cualquier precio podrían encontrarse desde el fiscal Cyrus Vance hasta el comisionado jefe de la policía de Nueva York, Ray Kelly, condecorado por Nicolas Sarkozy con la Legión de Honor francesa por la colaboración antiterrorista de la unidad de espionaje creada después del 11-S.

 

helicoptergood.jpg

Mientras por el lado opuesto empujan exagentes de la CIA contratados por la defensa de Strauss-Kahn que investigan sin piedad el lado oscuro de la camarera, incluida la posibilidad de que esté o haya estado en contacto con una red guineana especializada en tender trampas a depredadores sexuales de alto standing para extorsionarles luego.

 

Con los datos que tengo ahora, creo que el fiscal Vance correrá un riesgo enorme si va a juicio y saca a la camarera al estrado“, opina Dickey. Claro que a estas alturas ya no hay jugada que no sea arriesgada. Como dirían no necesariamente en Francia, rien ne va plus.

 

diallogood.jpg

 

 

 

 

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2011

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31