A relaxing cup…

A relaxing cup…

Publicado por el Sep 10, 2013

Compartir

Es verdad: estuvo penosa. Ana Botella hablando inglés y ofreciendo su “relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor” a los dioses del Olimpo. Si hubiera ganado los Juegos (esos que ahora todo el mundo tiene clarísimo que no se podían ganar, a buenas horas…) le reirían la gracia como a Sara Carbonero y a su periodismo vaginal. A las que ganan (o salen con los que ganan) se les perdona todo. Perder es otra cosa.

Normal que ahora la red se inunde de remixes y que la mofa y la befa no tengan fin. Sólo un pequeño detalle: ¿de verdad todos los que se ríen hablan inglés mejor que ella? Porque yo he oído su discurso unas cuantas veces y, la verdad, no me suena tan distinto al acento medio español para hablar idiomas extranjeros. Incluso en personas bastante más jóvenes que Ana Botella, pertenecientes a una generación menos descaradamente monolingüe. Incluso en presidentes del gobierno que no eran su marido.

A mí la que se ha montado con el don de lenguas de Ana Botella me recuerda un poco aquella famosa anécdota que cuentan de Unamuno, que al parecer estaba dando una conferencia y tenía que mencionar a Shakespeare, y se le ocurrió mencionarlo tal y como se pronunciaría si fuera una palabra española. En fin, que dijo chaquespeare en vez de chéspir. Y la audiencia se partió de risa. Unamuno aguantó impertérrito el tsunami de guasa para acabar concluyendo: “Perdonen, no sabía que ustedes hablaban inglés”. Y procedió a acabar su conferencia en este idioma.

¿A que es una anécdota fantástica? Lástima que sea apócrifa, es decir, falsa. Que Unamuno nunca hiciera esto. Qué pena, con lo mucho que le pegaría a él y a todos nosotros. A esa invencible chulería que por desgracia sólo se manifiesta cuando ya estamos con el agua del complejo de inferioridad al cuello.

En resumen, que Ana Botella debió tener un poquito más de miedo escénico, o directamente de temor de Dios, y ponerse en manos de un buen intérprete. Tendemos a olvidar que ninguna ley obliga a los gobernantes de países donde el inglés no es lengua oficial a hablarlo. Será preferible que lo hablen, pero no están obligados. Pueden muy dignamente hacerse traducir. Es más, hay quien lo prefiere incluso hablándolo y entendiéndolo a la perfección. Hay quien sin ir más lejos aprovecha para pensarse así un poquito más las respuestas en las entrevistas y en las ruedas de prensa.

Dicho lo cual: el que en esta corrala político-mediática hable inglés mejor que la alcaldesa, que tire la primera piedra. Pa chulo yo y pa pegarte Unamuno. Madrid is fun.

 

 

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2013

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031