Wessex en Gibraltar

Publicado por el jun 12, 2012

Compartir

Wessex Gibraltar.jpg

Gibraltar nunca fue una prioridad para los británicos. No podía serlo. Era una pequeña colonia en Europa que tenía un valor estratégico por su control del estrecho entre Europa y África. Mas carecía de ningún otro potencial. Con el paso de los años, los territorios imperiales han ido menguando y lo que no pasaba de ser poco más que una base de la Royal Navy es hoy símbolo reluciente de un imperio largamente periclitado. Los británicos más sensatos coinciden en señalar, una y otra vez, que no se entiende por qué 62 millones de ciudadanos del Reino Unido y 47 millones de españoles deben tener sus relaciones bilaterales secuestradas por 30.000 gibraltareños.

Hace ya mucho que el Gobierno de Londres adoptó una política aparentemente impecable: No hacer con Gibraltar lo que los gibraltareños no quieran. Y eso, en pura teoría, es un ejemplo de respeto a los derechos humanos y a la voluntad popular. Pero la semana pasada hemos tenido en Hong Kong un buen recordatorio: miles de personas manifestándose para rememorar la matanza de Tienanmen. A los habitantes de la colonia asiática no se les dio la misma posibilidad de hacer respetar su voluntad que a los gibraltareños. Y si bien es cierto que en la colonia de Hong Kong había unos Nuevos Territorios que indefectiblemente debían retornar a China el 1 de julio de 1997, lo cierto es que la isla de Hong Kong y la península de Kowloon estaban cedidas a perpetuidad. Se adujo que eran territorialmente inviables sin los Nuevos Territorios, sin que nadie explicase por qué los 130 kilómetros cuadrados de colonia asiática –isla de Hong Kong más península de Kowloon- eran inviables si los 6,8 kilómetros cuadrados de Gibraltar siguen siendo perfectamente viables para Londres.

La falta de otros territorios evocadores del Imperio obliga a dar especial realce a Gibraltar en ocasiones como el Jubileo de Diamante de la Reina. Y es por ello que la presencia de los Condes de Wessex era casi inevitable. No obstante, frente a los grandes fastos londinenses, la Reina ha enviado al menor de sus hijos, intentando matizar así la afrenta. Pero al menos esto ha servido para que el ministro García-Margallo aproveche para tomar dos iniciativas importantes en la materia gibraltareña, tras su torpeza inicial cuando definió la presencia de la Reina de España en la celebración del jubileo de Isabel II con casi todas las monarquías del mundo como un “asunto privado”. Después de eso, el ministerio de Exteriores ha retomado la iniciativa sobre la fiscalidad de las empresas que radican en Gibraltar y, lo que es más importante, ha desmontado el Foro Tripartito con el que Miguel Ángel Moratinos descalabró 300 años de política española hacia Gibraltar. Moratinos, que quería hacerse una foto en el Peñón, sentó a los colonizados en igualdad de condiciones entre británicos y españoles. Margallo ya ha dejado claro que si los gibraltareños quieren volver a alguna reunión, también asistirá el alcalde de La Línea de la Concepción. Así que mientras los llanitos se pasan el día disparando salvas de ordenanza en honor a los Condes de Wessex, nosotros sigamos haciendo la tarea de fondo.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2012

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031