Una hermana de la caridad en Guantánamo

Publicado por el ene 21, 2011

Compartir

Khalid Sheik Mohammed(1).jpg

Un año después de que Barack Obama incumpliera su promesa de cerrar Guantánamo –y esperemos que siga incumpliéndola mientras no haya una alternativa mejor- un nuevo y minucioso informe de 31.000 palabras realizado en la Universidad de Georgetown nos muestra cómo funcionarios de la Administración norteamericana han concluido que Khalid Sheik Mohammed es, sin lugar a dudas, el asesino del periodista norteamericano de “The Wall Street Journal.” Daniel Pearl. Mohamed decapitó a Pearl ante la cámara. Pero, según se ha sabido, cuando lo hizo ya estaba muerto. Lo había degollado unos instantes antes, pero el terrorista encargado de filmar la escena olvidó activar la cámara y, ante la necesidad de cumplir con los fines propagandísticos de su barbarie, en la repetición de la jugada, en la que no se podía mostrar el rostro del degollado, se buscó mantener el impacto visual decapitando el cadáver.

Khalid Sheik Mohammed está detenido en Guantánamo desde septiembre de 2006. Allí confesó que era responsable del asesinato de Pearl, pero las autoridades no se atrevieron a presentar cargos contra él por este crimen después de que se admitiese que era uno de los prisioneros a los que se había extraído información por el procedimiento del “waterboarding”, generalmente considerado como tortura.

El informe realizado ahora por académicos de la Universidad de Washington no parece indicar que el “waterboarding” hubiera hecho proclive a Mohammed a declararse “Islero” –el toro que mató a Manolete- para así salvar su vida. Como se recoge en “The Washington Post”, la aplicación de tecnología vascular a la mano que degüella a Pearl demuestra que corresponde sin lugar a dudas con la de Khalid Sheik Mohammed.

Pearl fue secuestrado hace exactamente nueve años, el 23 de enero de 2002 cuando investigaba las conexiones de un frustrado terrorista suicida norteamericano y un clérigo paquistaní. Pearl fue capturado en Paquistán por Omar Sheik, un criminal educado en Gran Bretaña, quien hizo creer a Pearl que lo llevaría hasta el clérigo y quien después se lo entregó a Khalid Sheik Mohammed. Omar Sheik está en prisión, condenado por el secuestro y muerte de Pearl.

Mohammed y dos compinches –probablemente dos sobrinos suyos, uno de los cuales también está en Guantánamo- acudieron al recinto donde estaba secuestrado Pearl, cerca de Karachi. Mohammed cortó el cuello de Pearl, que murió. Pero el sobrino olvidó activar la cámara de video, así que Mohammed volvió a escenificar el crimen decapitando la segunda vez a Pearl para así poder mantener el impacto que se perdía al no poder mostrar el rostro sin vida de su víctima. Después el cuerpo de Pearl fue desmembrado y enterrado en el recinto. A continuación los cómplices de Mohammed lavaron la sangre del suelo y se arrodillaron para orar posando sus cabezas en los lugares por los que minutos antes corría la sangre de Daniel Pearl.

Para muchos este cúmulo de barbaries hace necesario llevar a Khalid Sheik Mohammed ante un tribunal no militar para garantizar su condena. Es posible. Pero también es importante que el sistema procesal norteamericano siga siendo garantista. Y mientras se aseguran de no perder ninguna garantía para los terroristas como Mohammed, yo creo que todo Occidente estará más seguro mientras Khalid Sheik Mohammed –y sus sobrinos, por ejemplo- continúan en Guantánamo.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2011

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031