Shlomo Ben-Ami: el embajador que nos enseñaba historia de España

Publicado por el Mar 21, 1999

Compartir

Shlomo(2).jpg

Aseguran quienes lo vieron que Shlomo Ben-Ami no pudo contener una cascada de lágrimas. Fue al día siguiente de su arrolladora victoria en las primarias del Partido Laborista. La estrella emergente de la política israelí quiso ir a recogerse ante la tumba de su padre en el cementerio de Petah Tikva. Allí se inclinó y posó una piedra y un ramo de flores mientras recitaba el «kaddish», la oración que todo huérfano judío de cualquier edad dedica a la memoria de sus progenitores. Y Shlomo tenía especiales razones para recordar a su padre en ese momento de gloria personal: Yacov Ben-Ami había muerto en 1978 después de una vida con muy escasos momentos de felicidad, mucho antes de que su hijo pudiera gratificarle con sus éxitos.

Ben-Ami es un judío sefardí nacido en Tánger en 1943, lo que explica, entre otras cosas, su excelente relación con la corte del Rey Hassan, el Comendador de los Creyentes, que tiene como destacado consejero personal a otro judío sefardí, André Azouiai. Su infancia le enseñó a buscar la superación, algo a lo que contribuyó sobremanera su emigración a Israel en 1958 y su asentamiento en un «kibbutz» del Valle del Jordán.

De sus raíces en Tánger surge el apasionado hispanista que se habría de doctorar en 1974 en Oxford con una tesis sobre la II República española dirigida por Raymond Carr. Y en el «kibbutz» se origina el político laborista que ya en 1982 destacaría por contarse entre los primeros pacifistas que se atrevieron a criticar la invasión del Líbano por Israel y la responsabilidad, directa o indirecta, del Gobierno de Menahem Beguin en la matanza de palestinos de los campos de refugiados de Sabra y Chatila.

Su espectacular éxito en las primarias laboristas le ha colocado en el tercer puesto de la candidatura de su partido, subiendo desde el puesto 34 en el «ticket» laborista de las legislativas de 1998. El encabezamiento de la lista corresponderá al candidato a primer ministro, Ehud Barak, y el segundo puesto está reservado para el mentor político de Ben-Ami y premio Nobel de la Paz, Simón Peres. La versión oficial sostiene que Peres fue eximido de la carrera electoral porque su prestigio hace inconveniente que participe en la disputa Interna del partido; pero la experiencia electoral demuestra que más bien se le ahorró ese amargo trago porque Simón Peres perdería aún siendo candidato único.

Todavía hoy, siete años después de dejar ese cargo, Shlomo Ben-Aml es recordado en España como «El Embajador de Israel». Su sexenio en nuestro país no pasó desapercibido. Su constante presencia en los medios de comunicación y otros foros públicos hicieron de él una figura muy conocida. Era un embajador que les explicaba a los españoles su Historia contemporánea en un castellano impecable y compitiendo en popularidad con el embajador alemán nacido en Chamberí, Guido Brunner.

Y en Madrid también pasó algunos de los momentos más difíciles de su carrera política. Porque aquí tuvo que representar a su país cuando era gobernado por el gabinete conservador de Isaac Shamir, con cuya política belicista no encontraba Ben-Ami concomitancia alguna. Y frente a los herederos de Shamir, liderados hoy por Benjamín Netanyahu, va a librar ahora batalla este amigo de España que quiere lograr la paz en Oriente Medio por medio del diálogo.

 

 

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 1999

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

La entrada más popular

From Lepanto to Baghdad

221... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031