Nueva Carta a una Infanta de España

Nueva Carta a una Infanta de España

Publicado por el ene 9, 2014

Compartir

SEÑORA, como bien decía el editorial de ayer de ABC, «cuando un juez necesita 227 folios para explicar una imputación, algo va mal». Hay algo que desde el punto de vista procesal no es fácil de probar. Pero este juez que con maquiavélica cadencia ha presentado este nuevo intento de imputación sí va a desencadenar una nueva reacción de censura a la institución de la que Vuestra Alteza forma parte. A estas alturas parece evidente que la principal amenaza para la Corona hoy es el daño que puede generar la actuación del hombre al que libremente escogió la Señora como su marido.
Creo indignante que un juez hable en un auto de imputación de codicia. El auto está para hablar de delitos contemplados en nuestro ordenamiento jurídico. Y la codicia, hasta donde me alcanza, sólo es un pecado a los ojos de la Santa Madre Iglesia. E intuyo que el juez Castro es un firme partidario de la separación entre Iglesia y Estado, aunque no lo demuestre con escritos como éste.Por el bien de la Corona –que es lo mismo que decir por el bien de España– esperemos que las tesis de la defensa, de la Fiscalía y de la Agencia Tributaria primen y al final los tribunales aparten a V. A. del proceso que se sigue contra las prácticas financieras de su marido. Mas, por desgracia, el daño está ya hecho. Una actuación no ejemplar de Iñaki Urdangarín ha permitido lanzar acusaciones de favoritismo contra el proceder de instituciones del Estado como la Fiscalía. Algo extremadamente dañino para España. Y fue la Señora quien, con su libre elección, decidió convertir a Iñaki Urdangarín en miembro de la familia del Rey.

Hace casi un año, desde estas páginas, tuve el atrevimiento de escribir una primera carta a Vuestra Alteza pidiéndoos un gesto inequívoco de asunción de responsabilidades que no se interpretara como represalia de la casa del Rey, sino como iniciativa propia. Antes al contrario, el tiempo ha pasado y la Señora ha confirmado ante la opinión pública la impresión de que está alineada con quien tanto daño ha causado a una institución que es columna vertebral de España desde hace trece siglos.

Cada hoja del calendario es una ocasión perdida. Cada ocasión que se pierde implica que, cuando finalmente se haga un gesto, este habrá de ser todavía mayor para aminorar el daño causado. Y no hay que olvidar, Alteza, que no basta con aguardar a una sentencia de los tribunales en la esperanza de que se declare la inocencia de los procesados. Ojalá fuese así. Pero lo que ningún tribunal podrá limpiar ya es la duda que un comportamiento poco ejemplar generó sobre la Corona. Porque hay «dudas» y hay «comportamientos poco ejemplares» que no están tipificados en el Código Penal, pero sí en el sentido común de los españoles.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2014

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031