Murdoch y la doble vara de medir

Publicado por el jul 20, 2011

Compartir

Murdoch.jpg

Una de las reacciones más fascinantes al escándalo Murdoch es la forma en que los periodistas españoles nos ponemos estupendos y descalificamos lo que hace la Prensa amarilla británica sin pararnos un minuto a pensar si lo que ocurre en nuestro país no es igual. O peor.

La prensa amarilla británica se asentó en los albores del siglo XX. Los diarios  populares eran leídos en voz alta en los pubs y las historias truculentas eran las que conseguían cautivar la atención de los que dudaban si entregarse a la cerveza o a seguir una narración. Eso, en España, simplemente nunca existió. Ahora, en cambio, frente a la Prensa escandalosa británica, nosotros tenemos una televisión que aborda los mismos temas y llega a mucha más gente, de forma mucho más penetrante y causando bastante más daño. Porque es igual de amarillista una portada de “The Sun” contando las infidelidades matrimoniales de una actriz, de un político o de un futbolista que los reportajes y “debates” que sobre exactamente esos mismos temas pueden verse en televisiones españolas como Tele5 o Antena 3. Y yo creo que la versión televisiva española es bastante más dañina.

Los periodistas nos pasamos la vida proclamando nuestro derecho a la independencia profesional y a que los propietarios de nuestros medios no se inmiscuyan en nuestro trabajo cotidiano. Pero cuando eso ocurre en el caso de Murdoch y el “News of the World” –que según el propio Murdoch ha testificado ante los Comunes, apenas representaba el 1 por ciento de su conglomerado- la culpa no es de quien cometió los delitos sino del propietario del medio. Y si el propietario ha intentado ayudar a sus empleados dándoles apoyo legal, se está demostrando que él estaba implicado. Claro que si no les hubiera dado ese apoyo sería un explotador que dejaba abandonados a los suyos

Murdoch ha practicado un periodismo despreciable en algunas de sus cabeceras. Pero en él ha empleado exactamente las mismas armas que la mayoría de sus competidores. Eso sí, con más éxito. Es cierto que empleó detectives privados para hacer la investigación que deberían haber hecho los periodistas, pero como quedó claro en los Comunes a instancias de Rebekah Brooks, “The Guardian”, el icono periodístico de la progresía que ha puesto a Murdoch en el disparadero, también empleaba detectives privados cuando lo consideraba necesario.

Murdoch no salió mal parado de su comparecencia en los Comunes. Y la mejor prueba de ello fue cómo las acciones de News Corporation fueron subiendo en la bolsa de Nueva York a lo largo del interrogatorio. Ahora toca arreglar el desaguisado que afecta a las empresas de Murdoch y a buena parte del periodismo británico.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2011

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

Etiquetas
Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« oct    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031