La “zabiba” de Mustafá

Publicado por el sep 1, 2011

Compartir

Abdel Jalil(1).jpg

Aznar fue uno de los pocos hombres de Estado occidentales que se atrevió a cuestionar la forma en que Occidente intervino en Libia. Y no por defender a Gadafi, sino por advertir de que antes de apoyar a un revolucionario conviene saber muy bien quién es. Habrá que reconocer, ahora, que quizá no lo sabíamos tan bien. Porque si hemos hecho esta guerra violando las resoluciones del Consejo de Seguridad para acabar instalando en la presidencia libia a un musulmán orgulloso de lucir la “zabiba” de su frente por todo el mundo, para que el jefe militar de Trípoli sea un yihadista y para que la “sharía” inspire las leyes de la nueva Libia, no sé que hemos ganado respecto de la tiranía de Gadafi.

Ya tuvimos ocasión de advertir el pasado mes de marzo (Pepiño viola la resolución de la ONU) que en Libia estábamos violando la resolución 1973 del Consejo de Seguridad. Pero que ahora no tocaba entrar en esas minucias. Todos estábamos a favor de acabar con este dictador. Para entrar en Irak no hubo resolución suficientemente clara que lo avalase y al parecer eso era muy grave. Aquí nadie ha autorizado a la OTAN a derribar a Gadafi y todos sabemos que lo ha hecho. Empezamos por decir que sólo iba a proteger del tirano a los sublevados y a base de protegerles les llevó hasta Trípoli. Grande.

Ya el pasado mes de marzo ABC publicaba la primera entrevista con el hoy presidente del Consejo Nacional de Transición, Mustafá Abdul Jalil. En su rostro, a toda página en la portada de ABC, podía apreciarse perfectamente la “zabiba”, la marca que los musulmanes más estrictos se provocan al darse cabezazos con el suelo en el momento de la oración. Del consejo Nacional de Transición, por él presidido, salió esta semana la decisión de nombrar jefe militar de Trípoli al yihadista Abdul Hakim Belhaq, conocido en Occidente por haber sido el emir del Grupo de Lucha Islámica Libia. Y hoy hemos visto a Mustafá Abdul Jalil luciendo su “zabiba” en París rodeado de la plana mayor de la política mundial. No parece que las posiciones abiertamente islamistas del nuevo Gobierno que hemos instalado en Libia preocupen a nadie.

Claro que, tan contenta como estaba Trinidad Jiménez porque España se había anticipado a otros países relevantes en la escena internacional a la hora de reconocer como legítimo representante del pueblo libio al Consejo Nacional de Transición y eso no podía acabar adecuadamente. Es más, no entiendo como Clinton, Sarkozy, Cameron, Barroso, Merkel y otros compañeros mártires no se cuestionaron si algo podía ir bien cuando la diplomacia de Zapatero había tomado ventaja en el escenario libio.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2011

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

Etiquetas
Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« oct    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031