La visita de Berlusconi a Putin

Publicado por el oct 22, 2009

Compartir

De vez en cuando uno se cree que lo ha visto ya todo y es muy poco lo que tarda en caerse del guindo y comprender que en realidad no hemos visto casi nada todavía. Que el presidente del Gobierno de un país del G-8 pretenda hacer una visita secreta al primer ministro de otro miembro del G-8, que además lo es del país más grande del mundo, parece la trama de una ópera bufa. Lo grave es que esto no tiene gracia ninguna.Cuando unos personajes con el historial ético de Silvio Berlusconi y Vladimir Putin se reúnen en privado mientras se está dilucidando el futuro del gasoducto europeo Nabucco, frente al que los rusos y los turcos quieren levantar la alternativa gasística South Streem, en la que puede estar interesada la italiana Eni, queda claro que nada hay de privado en la visita, pero sí que puede haber mucho de secreto. Por no hablar de la propuesta que ayer hizo la gobernadora de San Petersburgo, quien sugirió a los italianos que participen en la renovación del parque de tranvías de la antigua capital imperial.

Con estos temas sobre la mesa se ilustra mejor la delgada línea que en el imaginario de Berlusconi hay entre la actividad pública y los negocios privados. Porque si va a Rusia a promover los legítimos intereses de empresas italianas, no puede hacerlo en viaje privado. Y lo que en ningún caso podría hacer el presidente del Gobierno italiano es promover mientras está en su cargo sus intereses privados. Pero como es habitual con Berlusconi, lo público y lo privado se solapan.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2009

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031