La que se nos viene encima

Publicado por el Sep 28, 2011

Compartir

parados1.jpg

Cada día vemos en abc.es un nuevo dato que nos ratifica en el hecho incontestable de que la magnitud de la crisis es muy superior a lo que cabía imaginar hasta ahora. Y, así “El PSOE respalda en Navarra un recorte de 294 millones de euros”, “Valencia suspende la Mostra de cine” o “Baleares reducirá las empresas públicas a la mitad por la crisis” –es decir, que las empresas perdían dinero, ergo no se entiende qué utilidad tenían; si ganaran dinero no las cerrarían.

Una de las grandes virtudes en tiempos de crisis es ser capaz de adaptarse a un entorno hostil y encontrar la forma de progresar en él. Quienes niegan la mayor y rechazan aceptar las consecuencias de la crisis sobre su vida cotidiana acaban siendo arrollados por los elementos.

Lo que hemos visto en la crisis de la educación en Madrid es especialmente revelador. Por supuesto que es razonable que se dé prioridad a la educación como inversión en nuestro futuro común. Pero también es comprensible que cuando hay que abrocharse el cinturón haya que aceptar que en lugar de tener clases de 18 alumnos las haya de 25. Los de mi generación en el colegio de los Hermanos de La Salle en Santander éramos algo más de 40 por clase y lo que de allí saqué me ha bastado para ganarme la vida con dignidad. Y entre esas cuatro decenas de niños –ya saben, la represión de la época impedía la educación mixta- había quien hoy es un empresario de gran relevancia y un más que probable futuro ministro de un Gobierno de Mariano Rajoy.

Qué decir si miramos a otras partes de España. Baste el ejemplo de Cataluña, donde el Gobierno del Tripartito dejó la comunidad autónoma en bancarrota. Y llega al poder un partido legítimamente orgulloso de representar a la burguesía que crea riqueza y emprende una retahíla de recortes del estado de bienestar en lugar de ir a recortar los gastos superfluos en materias puramente ideológicas. Dar prioridad al recorte en la sanidad o en la atención a los ancianos y no cortar un céntimo en política lingüística o en “embajadas” es un insulto al sentido común. Pero como en Cataluña ese insulto es fruto de un consenso entre la Gobernante CiU y el opositor PSC, que es tan nacionalista o más que los partidos que hacen abiertamente alarde de serlo, lo que tenemos es una región enferma por una crisis que a todos afecta. Y que en su caso, por contar con más gastos superfluos que nadie, tendría mucho más fácil aplicar de forma contundente medidas paliativas. Pero no. Aquí son demasiados los que no quieren darse por aludidos de la que se nos viene encima. Y al final pagaremos justos por pecadores.

En todo caso, que cada cual tome sus medidas, porque demasiados representantes de “papa Estado” sólo aspiran a garantizar sus canonjías. Y los demás tendrán que salvarse por sí mismos.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2011

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

La entrada más popular

From Lepanto to Baghdad

221... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031