La Policía americana no es racista

Publicado por el jun 17, 2015

Compartir

Eleonor de Habsburgo-Lorena

Eleonor de Habsburgo-Lorena

VEMOS con cansina frecuencia casos de policías locales en Estados Unidos en los que se hace un uso abusivo de la fuerza. Sólo llegamos a conocer los que acaban en muerte. Y generalmente de un ciudadano de color a manos de la policías blancos. La realidad es que no hay estadísticas federales de abusos policiales que no hayan acabado con la muerte de la víctima. Pero los abusos se dan a diario. Este caso lo conozco de primera mano.

Viernes 10 de abril de 2015. En la localidad de Indio, en el desierto de Colorado, en California, se celebra el Festival de Coachella de Música y Artes. Miles de personas llegan hasta allí de todos los rincones del mundo. Como es habitual en estos eventos hay una «zona VIP» y en ella una joven pide un combinado con alcohol. Cuando se aleja de la barra y da el primer sorbo alguién se abalanza sobre su espalda, le clava una rodilla en su pierna y la derriba al suelo haciéndole una llave para inmovilizarla. En esa posición es acusada de beber alcohol siendo menor de 21 años. La joven lo niega como buenamente puede y cuando al fin se pone de pie ofrece la única identificación que lleva encima: su carnet de conducir austriaco. La rodean cinco agentes de policía. Tres negros, uno blanco y uno asiático. El blanco lleva la voz cantante. Dice que el documento, que fecha su nacimiento el 28 de febrero de 1994, es falso. Y se la llevan detenida.

Ya en el cuartel de la Policía de Indio, donde se la mantiene aislada de sus amigos, se le hace un interrogatorio reiterado sobre los datos que aparecen en el carnet a ver si se equivoca con alguno. No sucede. Le acusan de beber sin tener más de 16 años y ella pregunta si ese es el despliegue que hace la Policía para arrestar a niñas de 16 años. El interrogador, que empieza a cansarse de la resistencia de la detenida, le pide que se rinda porque el carnet es una burda falsificación que dice que Austria está en la Unión Europea cuando en realidad está frente a las costas de California… La víctima intenta explicar al agente que Austria y Australia son cosas diferentes. No parece que valga para mucho. Al cabo de un rato, el agente pregunta si tiene en su casa algún canguro… En ningún momento acepta el agente cotejar la identidad del carnet con la de la lista de invitados vip del evento. Al cabo de una hora, la niña es puesta en libertad sin cargos, sin excusas y con una pierna lesionada que a día de hoy requiere rehabilitación.

La Policía norteamericana no es racista, simplemente es injustificadamente violenta como se demuestra en este caso de una niña de piel blanco purísima. Si hubiéramos estado en la Presidencia de Bush y ella fuera hija de Zapatero, ardería la red. Pero estamos en tiempos de Obama y ella se llama Eleonor de Habsburgo-Lorena Thyssen-Bornemisza. Con ese nombre hay que reconocer que la víctima necesariamente es sospechosa.

 

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2015

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

Etiquetas
Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« oct    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031