La Monarquía electiva

Publicado por el nov 22, 2010

Compartir

Kate y Guillermo de Gales.jpg

Así que, según nos cuenta la agencia Efe, y lo leo en abc.es, una mayoría de los británicos preferiría que el sucesor de Isabel II del Reino Unido sea su nieto Guillermo y no su hijo Carlos. O sea, ahora pretenden optar por la Monarquía electiva entre los que reúnan ciertas condiciones para ser elegibles. Como estableció el “progre” Francisco Franco en su ley de sucesión, jugando con Alfonso de Borbón, Carlos Hugo de Borbón y otros compañeros mártires. No estaría mal la iniciativa si no fuese porque el modelo ya está inventado y aplicado. Se practica en la única Monarquía electiva de Occidente: la Santa Sede. Y hasta ahora, los británicos preferían mantenerse lo más alejados que se pudiera del Vaticano.

Sucede que la Monarquía es la antítesis del sistema electivo. No quiere eso decir que sea contraria a los usos democráticos. El Reino Unido tiene un sistema político que muchos –servidor de ustedes entre otros- consideran epítome de la democracia. Porque la Monarquía parlamentaria otorga al Soberano un papel imprescindible, mas para nada determinante en el rumbo a seguir por el pueblo elector.

Es evidente que el Príncipe Guillermo tiene derechos a la Corona. Como los tienen, en mayor o menor medida, todos los miembros de la dinastía Windsor que no han sido apartados de la línea sucesoria –y los que lo han sido, casi sin excepción, deben su exclusión a haber abrazado la fe católica o a una señora de fe católica. El problema es que la razón de ser de la Monarquía es que no se puede competir por el cargo, sino que se llega a él por razones de nacimiento. Esas razones permiten preparar al designado por la Providencia –o, si lo prefieren, por la cuna- desde su nacimiento para un cargo –el de Rey- que el Archiduque Otto de Habsburgo –heredero del Imperio Austrohúngaro- considera “el peor oficio del mundo.

A mí no me sorprende que las encuestas a las que se refería la noticia de Efe hayan sido publicadas en “The News of the World” y “The Times” las versiones populista y elitista del periodismo británico que edita Rupert Murdoch, quien nunca ha ocultado su republicanismo. Pero si se convierte la Monarquía en electiva, como lo es la vaticana entre un colegio de 120 cardenales –“Príncipes de la Iglesia”- se está creando un sistema distinto. Mi duda es si no vamos, cada vez más, a un sistema diferente que pueda acabar siendo inviable. Porque cuando en lugar de arraigarlos se renuncia a los fundamentos de una institución, se acaba minando su razón de ser. Y lo más perjudicados, en ese caso, son los ciudadanos a los que el sistema monárquico ha dado siglos de estabilidad y progreso. Los británicos son un magnífico ejemplo de ello. Y los últimos treinta y cinco años en España, también. Como muy bien ha explicado en ABC el maestro Hugh Thomas. Y habrá que reconocerle –a izquierda y derecha- que de historia de España sabe un poco.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2010

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031