La matraca anti israelí sigue vigente

Publicado por el Aug 2, 2012

Compartir

 

Boicot a Israel.jpg

La velada de este 1 de agosto prometía. La Orquesta Filarmónica de Israel, con su director vitalicio, el indio Zubin Mehta, al mando de la batuta, ofrecía un gran programa para inaugurar el Festival Internacional de Santander. En estos tiempos de depresión generalizada nos iban a deleitar con la Octava Sinfonía de Beethoven –la más alegre del genio pese a estar escrita en tiempos difíciles para él- el Capricho Español de Rimsky Korsakov –que es como una música de zarzuela, pero mejorada- y la fabulosa Sinfonía del Nuevo Mundo, que tuvo que escribir el centroeuropeo Antonin Dvorak porque en España nunca fuimos capaces de hacer una descripción semejante de los que nuestra contribución oceánica representó para la Humanidad. Nos las prometíamos muy felices, cuando al llegar a la entrada principal del Palacio de Festivales nos encontramos a una docena de manifestantes de “Interpueblos” arremetiendo contra Israel, su orquesta y su embajador, Alon Bar, que tuvo a bien ignorar la presencia de quienes tienen todo el derecho a manifestar en público cuán equivocados están.

 

El disfrute musical me hizo reflexionar a posteriori sobre el momento que vive Israel, especialmente después de la visita días atrás del candidato republicano a la Presidencia norteamericana, Mitt Romney. Los medios se han apresurado a calificar su gira europea –y, a casi todos los efectos, incluyo a Israel en Europa- como un fracaso. Centrémonos ahora en la parte Israelí del viaje.

Romney logró un virtual aval electoral del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Y eso no tiene el mismo valor que Zapatero endosando la candidatura de John Kerry en 2004. El peso del primer ministro israelí en la comunidad judía norteamericana es relevante. El de Zapatero no lo fue ni entre los hispanos.

Los medios acusaron a Romney, además, de cometer una metedura de pata tras otra. La primera referirse a Jerusalén como la capital del Estado de Israel. Es cierto que la mayor parte de la comunidad internacional –Estados Unidos y España entre otros- no reconoce la capitalidad de Jerusalén y tiene sus embajadas en Tel Aviv. Pero el hecho incuestionable es que Jerusalén ES la capital de Israel, donde tiene su sede el Gobierno, el Parlamento, el Tribunal Supremo y sus oficinas el presidente y el primer ministro. Es decir, Romney se limitó a constatar un hecho. Y hay gente que vive más feliz ignorando los hechos.

Y Romney manifestó todo su apoyo a Israel frente a la amenaza de Irán, lo que para algunos es una actitud belicista. Algo que con la boca chica ha sido la política de la Administración Obama en los últimos cuatro años. Pero mejor nos hubiera ido a todos si eso hubiera sido la política de Obama desde la campaña electoral de hace cuatro años, cuando Obama parecía creer que el régimen de los ayatolás era una ONG de pacifistas vilipendiados por la administración del execrable George Bush.

Vista la actitud habitual hacia Israel, qué menos cabía esperar que una docena de manifestantes gritando e injuriando. Eso sí, su furia fue efímera. Cuando el concierto terminó dos horas después, ya no quedaba ni rastro de ellos. Sus ardorosas proclamas habían cedido a las tentaciones de la noche santanderina.

 

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2012

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

La entrada más popular

From Lepanto to Baghdad

221... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031