Juan Daniel Wakonigg Poirier, europeísta y empresario

Publicado por el Aug 13, 2011

Compartir

wakonigg.jpg

De izquierda a derecha Juan Daniel Wakonigg, la Archiduquesa Mónica de Habsburgo-Lorena, Simeón de Bulgaria y José Manuel Espirito Santo durante la entrega al Rey de los Búlgaros del Premio Otto de Habsburgo

La muerte de Juan Daniel Wakonigg (Bilbao, 1925) llega apenas un mes después de la del Archiduque Otto de Habsburgo a quien su familia sirvió con lealtad y por cuyos principios él sintió una devoción de la que hizo bandera. Su padre, Guillermo Wakonigg, era el cónsul en Bilbao del Imperio Austrohúngaro y al instalarse en Lequeitio el 18 de agosto de 1922 la exiliada Emperatriz Zita y sus ocho hijos, volcó su tiempo y su atención en atender a la soberana y al hijo al que Guillermo Wakonigg consideraba su Emperador, Otto.

Juan Daniel Wakonigg estudió químicas en Salamanca y se casó en 1955 con Dolores Figueras Everhart, con la que tuvo seis hijos y quince nietos. Su vida profesional estuvo centrada en el comercio de materias primas y en la maquinaria para minería y obras públicas y otras actividades de mucha menor relevancia real, pero de mayor proyección pública: En la década de 1980 se hizo cargo de un viejo negocio de su familia, la firma de decoración “Gastón y Daniela” –nombres de sus abuelos franceses.

Jubilado ya, Wakonigg quiso mantener activo su vínculo con la Familia Imperial austriaca y reactivó el Comité Español por la Unión Paneuropea, de la que era presidente internacional el Archiduque Otto. Su lealtad al Archiduque le llevó a poner un gran empeño personal y económico en promover la causa paneuropea a la que sin duda contribuía el origen esloveno de su familia. Por su empuje se creó el Premio Otto de Habsburgo que han obtenido, entre otros, personalidades como Marcelino Oreja, José María Gil-Robles, Fernando Álvarez de Miranda o el Rey Simeón de los Búlgaros.

Wakonigg era un hombre de una fe profunda y a ella tuvo que agarrarse cuando en 2005 sufrió el más duro golpe que un padre puede tener. En un accidente de tráfico moría su hijo mayor, Guillermo, con su mujer, Mónica Muguiro y los tres hijos de ambos, además de un amigo de los niños y el ocupante del vehículo contrario.

Pero Wakonigg fue, sobre todo, un hombre generoso y con muchos amigos. Algo que aprendió de su padre, por quien tantos bilbaínos a los que salvó la vida durante la guerra civil guardaron una gratitud infinita una vez que él mismo fue fusilado por su labor de ángel de la guarda. Buen hijo de su padre, Juan Daniel Wakonigg Poirier fue –como dice Íñigo Méndez de Vigo- un gran señor vasco y español que hizo de Europa la patria de su elección.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2011

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

La entrada más popular

From Lepanto to Baghdad

221... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031