España y Portugal en la UE: 25 años

Publicado por el Jan 26, 2011

Compartir

Mendez de Vigo.jpg

Se cumplen 25 años del ingreso de España en las Comunidades Europeas y con ese motivo la más prestigiosa institución académica dedicada a estudios de postgrado específicamente orientados a las instituciones europeas, el Colegio de Europa, dedica esta semana un ciclo de actividades a esa efeméride. El martes 25 de enero tuve el privilegio de participar en su sede de Brujas, junto al presidente de su Consejo de Administración, el eurodiputado del PP Íñigo Méndez de Vigo (en la imagen), y el eurodiputado socialista portugués, Vital Moreira, en un debate con los alumnos sobre lo avanzado por los dos países ibéricos en este cuarto de siglo. Fue una gran experiencia.

Este Colegio de Europa, fundado por Salvador de Madariaga, y cuya actividad académica ha sido inaugurada este año por la canciller Ángela Merkel, tiene una sede principal en Brujas y otra –con más de cien alumnos- en Natolin, Varsovia. Ver a unos 70 alumnos participar en un debate con tres ponentes hasta las 22,30 horas –que para el uso belga es como hasta la media noche en España- demuestra que hay que tener fe en la siguiente generación, que está especialmente bien preparada.

Yo intenté explicar que Europa ha estado presente en todo el discurso político del siglo XX español desde que José Ortega y Gasset pronunció la frase “España es el problema y Europa es la solución” en una conferencia pronunciada en Bilbao en 1910. A partir de ahí la referencia europea es constante. Durante el franquismo, la oposición, tanto la de centro derecha como la de izquierda se envuelven en la idea de Europa. Y prueba de ello es el IV Congreso del Movimiento Europeo celebrado en junio de 1962 en Munich y al que asistieron 118 opositores a Franco. En su afán descalificador el régimen bautizó aquello como el Contubernio de Munich.

(Pónganse ustedes en mi lugar a la hora de traducir al inglés para la conferencia el término “Contubernio”. Un español culto y políglota sugirió “Fuck amongst slaves of Munich” y pese al rigor latinista que su traducción demostraba, yo creí más prudente dejarlo en “Munich Plot”).

Pero el europeísmo de la oposición al franquismo causó preocupación en el régimen, que no quería perder la bandera. Y se promovió el CEDI (Centro Europeo de Documentación e Información) que tuvo un gran respaldo de movimientos conservadores europeos, pero que en realidad limitó sus actividades al interior de España.

Llegado 1975, España seguía siendo el problema y Europa la solución. Y eso permitió dar el gran salto a la Comunidades Europeas con el respaldo unánime de todos los partidos. Respaldo que ha perdurado sin que el euroescepticismo haya tenido mayor relevancia en nuestro país hasta hoy. Claro que el europeísmo español se enfrenta a una amenaza mayor. La crisis económica que vivimos todos los europeos llega a España aparejada con el fin de la recepción de fondos estructurales y el comienzo de la nueva era en la que España se ha convertido en país donante. En España se han recibido ayudas durante un cuarto de siglo como una sopa boba a la que se tenía derecho sin hacer la necesaria pedagogía: recibimos esto para alcanzar un determinado nivel de desarrollo a partir del cual nosotros tendremos que ayudar a otros para que logren ese mismo desarrollo. Como no se ha predicado esa doctrina, ahora corremos el riesgo de que empiecen los ataques a Bruselas, que como está un poco más lejos que Madrid y tiene un clima horrible, siempre es un objetivo más fácil en el imaginario popular.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2011

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

La entrada más popular

From Lepanto to Baghdad

221... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031