Embajador en la capital del Imperio

Publicado por el Feb 25, 2011

Compartir

Ruperez(1).jpg

Javier Rupérez ha escrito una brillante memoria de su paso por la embajada de España en Washington (“Memoria de Washington. Embajador de España en la capital del Imperio” La Esfera de los Libros). Y es un relato que habrá de ser estudiado en el futuro por quienes quieran noticia del momento en que la relación bilateral Madrid/Washington vivió su luna de miel. Desde Lepanto España no había estado alineada con los bando vencedor de una gran contienda internacional –y eso que en Lepanto perdimos muchas vidas y en la caída del régimen de Sadam ni una (después, sí). Porque cual De Gaulle en la Segunda Guerra Mundial, Aznar consiguió que España quedara listada en el bando de los vencedores sin haber enviado a un solo soldado a librar batalla por la liberación.

Rupérez ha descrito con un detalle de análisis de laboratorio la relación personal de Aznar y Bush. No en vano fue el embajador todo el tiempo que ambos coincidieron en el poder. Y una vez que el secreto de las actas de las conversaciones de ambos presidentes en el rancho de Crawford ya había sido violado en la Prensa española con aviesas intenciones, Rupérez, el amanuense de aquella cita la glosa y recuerda cómo en España El País la intentó utilizar para descalificar la actuación de Aznar mientras que en Estados Unidos el tan admirado –por El País- The New York Times hizo exactamente lo contrario: exaltar la mesura de Aznar frente al imprudente empuje de Bush. Menos mal que País y Times son socios en muchas cosas, que si llegan a ser férreos rivales…

En plena coherencia con la política descrita por Rupérez en estas páginas, Aznar hizo el jueves en la presentación del libro un análisis del momento que vive nuestra política exterior. “España precisa una acción exterior clara, realista y ambiciosa” y en ese sentido manifestó con toda firmeza que “sólo si volvemos a hacer de España una nación cohesionada y que mire al futuro podremos defender nuestro interés nacional y recuperar nuestra posición entre las grandes democracias”.
 
Frente al afán de nuestro presidente del Gobierno, que en los últimos años se ha empeñado en promover una alianza de civilizaciones con todos los tiranos que en estas horas se mesan las barbas, Aznar ratificó que “para estar en la mejor posición nuestra prioridad debe ser la Europa atlántica. Debemos y podemos volver a ser una fuerza de estabilidad”. Y esa estabilidad la tenemos que hacer con nuestros aliados naturales. Mas es obvio que con el actual Gobierno de bandazos es imposible que ni Washington ni nadie se tome en serio a Madrid.
 
Como no podía ser de otra forma, Aznar recordó que “la política exterior de estos años ha desatendido a Iberoamérica” y mencionó las revueltas árabes. “Lo que estamos viendo en el norte de África da la razón a quienes pensamos que la libertad es para todos y que no hay excepciones culturales al ansia universal de libertad”, pese a lo que “sería ingenuo pensar que el fundamentalismo no intente aprovechar esta situación. Nuestro compromiso debe ser de apoyo a la democracia y a quienes están luchando por hacerla posible”.

Aznar aprovechó, en fin para hacer una reivindicación de la política exterior de su Gobierno que el que fuera embajador de España en Washington en esos años ha glosado con mucho rigor.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2011

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

La entrada más popular

From Lepanto to Baghdad

221... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031