El tripartito de Gibraltar

Publicado por el mar 29, 2006

Compartir

Moratinos Gibraltar.jpg

El pasado lunes fue un día verdaderamente histórico para el futuro de la colonia de Gibraltar. Y como medida de la trascendencia de la carta que el ministro de Exteriores británico, Jack Straw, envió a su colega español, Miguel Á. Moratinos, baste decir que aseguran quienes tuvieron ocasión de
hablar con él ese día que la furia de Joe Bossano, por el contenido de la misiva interministerial, era bíblica.


Straw escribió a Moratinos reconociendo que el derecho a la autodeterminación de los gibraltareños deberá conciliarse con los principios y derechos concurrentes en la Carta de las Naciones Unidas y el «artículo X del Tratado de Utrech que da a España el derecho de negación si alguna vez Gran Bretaña renunciara a la soberanía». Es decir, las aspiraciones independentistas largo tiempo ambicionadas por algunos gibraltareños y que la nueva Constitución de la colonia —cuyo borrador está concluido— debía consagrar como objetivo, no serán tales si no se llega a ellas con la aprobación de España. Lo que cabe suponer que no será el caso ni con éste ni con ningún otro Gobierno que se diga «español» —con perdón por el ramalazo pseudonacionalista.

Straw y el Gobierno de Blair han dado un buen ejemplo de que para «modernizar» una Constitución hay que mirar primero hacia atrás, ver de dónde venimos y por lo tanto a dónde queremos y podemos ir. Algunos gibraltareños —y destacadamente el señor Bossano, ex ministro principal de la colonia— querían ir hacia a la independencia. Y lo que Londres ha hecho -—con la hábil participación del Ministerio de Moratinos y su segundo, Bernardino León— es recordar que los gibraltareños sólo existen porque hay un Tratado de Utrech desde 1713 que define las condiciones de existencia de esta colonia. Bossano y Caruana quieren olvidarlo, pero Londres no les permitirá hacerlo.

Con este as en la mano, Moratinos puede ahora hacer la siguiente concesión: el proceso de Bruselas está finiquitado y Londres y Madrid van a poner en marcha una comisión tripartita con la presencia en la mesa del Gobierno de Gibraltar. Es una concesión histórica, pero a diferencia de lo que se pedía a España hace unos años, cuando los gibraltareños aspiraban a la independencia y querían sentarse a la mesa con España en igualdad de condiciones, ahora tendrán que hacerlo sabiendo que en la mesa se acomoda el todopoderoso Gobierno español que podrá conceder o negar la independencia a los gibraltareños. Yo en su lugar no sería pesimista. Si Carod-Rovira está convencido de que acabará lográndola para Cataluña, no veo ninguna razón para que Caruana y Bossano no pudieran lograr lo mismo para los llanitos.

Pero quizá fuese mejor que esos 28.000 andaluces británicos dedicaran sus
esfuerzos a ser puente entre dos países y no chinas en los zapatos de los
españoles y británicos.

 

Pie de foto: De izquierda a derecha, Geoffrey Hoon, Manuel Chaves, Miguel Ángel Moratinos y Peter Caruana en la inauguración del Foro Tripartito en Córdoba el 18 de septiembre de 2006

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2006

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

Etiquetas
Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« oct    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031