Ana Palacio: La canciller enamorada de Urrijate

Publicado por el jul 13, 2002

Compartir

Ana Palacio.jpg

Ana Palacio Vallelersundi (Madrid, 22 de julio de 1948) es una soltera que mantiene una larga historia de amor: la que le une a «Urrijate» el solar de sus mayores en las afueras de Marquina (Vizcaya). Esta casona del siglo
XVII, a cuya capilla prendieron fuego los radicales hace dos décadas, había sido restaurada por Ana años antes y de nuevo dedicó su empeño a arreglar lo que los bárbaros abrasaron.


La nueva «canciller» española es abogada y entre sus seis hermanos, figura Loyola. Las dos hermanas poseen caracteres muy diferentes. Loyola, la vicepresidenta de la Comisión Europea, ama la política de partido, los mítines, las masas; Ana prefiere la «gran política», los proyectos generalistas. Loyola parecía feliz defendiendo el olivo español contra el comisario Fischler; Ana diseñando el futuro de la Unión en la Convención Europea. La vicepresidenta ha guardado con orgullo la grafía original de su nombre, «Loyola de Palacio del Valle Lersundi», igual que aparece en el Elenco de Grandezas y Títulos Nobiliarios Españoles de 1998, junto a la su desaparecido padre, el marqués de Matonte. La ministra ha optado por ser Ana Palacio Vallelersundi, una mujer renacentista, amante de la buena pintura que despliega en su apartamento madrileño, de la música, de la literatura. Trabajadora incansable que gusta madrugar, una huérfana de madre a los 22 años se apresuró a terminar con honores la carrera de derecho y se entregó al ejercicio de la abogacía con éxito unánimemente reconocido. Dos de sus casos tuvieron especial resonancia pública. En 1989 asume la defensa de la hermana de una amiga y compañera de clase que decide divorciarse. Meses después es su amiga -Esther- la que sigue los pasos de su hermana -Alicia. El pleito le produce tales tensiones profesionales que se retira de la primera línea y asesora en la sombra. Resultado: en 1990 es nombrada directora del gabinete jurídico de Construcciones y Contratas. En 1995, tras ser elegida eurodiputada, embarca a su despacho en un caso ciertamente incómodo: la defensa de Rafael Pérez Escolar, del círculo íntimo de Mario Conde en Banesto. A pesar de que Conde y Aznar se habían enviado los padrinos hacía años, logró que su partido le autorizara a llevar el caso.

Porque la primera característica de Ana Palacio es su tenacidad. Muchas víctimas lo atestiguan: desde compañeros de escaño que la temen, hasta el cáncer que tras infligirla un mal diagnóstico está hoy en retirada. Ha llegado la hora de que lo sepa también el Comendador de los Creyentes.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2002

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

Etiquetas
Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« oct    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031