Álvaro de la Riva: No era de este mundo

Publicado por el oct 28, 2007

Compartir

Alvaro Riva Reina-2.jpg

Álvaro de la Riva Reina no despertó ayer. Contribuyó a llenar de sueños la vida de los demás, y en el sueño se fue

. Ha sido uno de los grandes gestores de la televisión contemporánea. Y, a priori, parecía difícil encontrar a alguien con un perfil tan poco acorde con el cargo que tenía actualmente como consejero delegado de Endemol y presidente de Zeppelin. Es decir, como creador de programas como «Supermodelo» (Cuatro), «Amar en tiempos evueltos» (TVE-1) o como continuador de «Gran Hermano» (Tele 5). Porque Álvaro de la Riva no era de este mundo. No parecía del mundo de la televisión en el que estaba inmerso.

Álvaro era un señor con una firme fe católica y profundamente «de derechas». Hasta el punto de que muy pocos de los que le conocían en el mundo de la televisión sabían que al poco de cumplir 18 años, Álvaro fue candidato de Alianza Popular por Ávila en una lista que encabezaba un chico que prometía mucho y que se llamaba -y llama- José María Aznar López. La vocación de Álvaro era heredada de su padre, Ramón de la Riva López-Dóriga, uno de los más estrechos colaboradores de Laureano López Rodó y gobernador civil de Ávila en el tardofranquismo. El papel de Ramón de la Riva fue decisivo en la ubicación de su hijo en aquella candidatura de Aznar. Pero no porque lo «enchufara», para ir en la lista, sino al revés. Aznar tenía pensado colocarlo de número dos de su lista y Ramón de la Riva pensó que con lo remolón que era Álvaro ante el estudio, si encima era elegido diputado, con el correspondiente sueldo le costaría mucho más «hincar el codo». De la Riva hizo que su hijo pasara de ser el número dos de la lista a ir el último. Se frustró un político. Se ganó un gestor televisivo.

Álvaro de la Riva Reina, nació en Madrid el 3 de febrero de 1964. Fue uno de los empleados fundadores de Antena 3 televisión, donde se ocupó de las relaciones públicas. De ahí guardó siempre por Manuel Martín Ferrand el respeto reverencial que se debe al maestro. Estuvo después en Televisión Española con Jorge Sánchez Gallo de director y participó en el nacimiento de Vía Digital. De ahí sería llamado de nuevo a TVE como director, siendo director general de RTVE Javier González Ferrari. A esa época de Álvaro corresponden algunos de los mayores éxitos recientes de TVE, que demostraron el gestor televisivo que era: «Ana y los siete», «Operación Triunfo» o «Cuéntame», todavía hoy en antena con enorme seguimiento. Continuó un tiempo bajo la dirección de José Antonio Sánchez y regresó a Vía Digital, integrada ya en Digital+. De ahí fue llamado en junio 2005 para ser consejero delegado de Endemol en España y dedicarse a la tarea de asentar la compañía en España. Algo en lo que avanzaba con firmeza.

Esos éxitos en su corta vida de 43 años quedan bien en un papel, porque lo que de verdad hizo bien Álvaro no se puede expresar tan fácilmente. Álvaro fue sobre todo un hombre bueno, enamorado de su mujer, Carmen García-Jalón, y de los tres hijos que tenían entre los dos: Alejandra, Carmen y Álvaro. La sonrisa era su estado natural. Vivió apasionadamente y procuró hacer felices a cuantos le rodeaban. Y entre lágrimas, su hermano Íñigo, parte de él, decía ayer que supo disfrutar de cada minuto de su vida. Amén.

Compartir

ABC.es

Horizonte © DIARIO ABC, S.L. 2007

Una visión no siempre políticamente correcta de la realidad internacional. Un intento de hacer comprensible a una gran audiencia la realidad cotidiana internacional generada desde diferentes focos Más sobre «Horizonte»

Etiquetas
Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« oct    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031