Música en las calles

Publicado por el dic 9, 2013

Compartir

Sólo necesitan un pequeño espacio en cualquier calle o plaza del mundo, son libres como pájaros, el mundo es su escenario y cualquier viandante atento y sorprendido su mejor auditorio. La gente se para, algunos se quedan hipnotizados por la magia de alguien que, con un instrumento, una voz y poco más, consigue transformar el espacio, antes inerte y vacío, en un caleidoscopio. Otros pasan de largo, tienen prisa o simplemente no oyen los sonidos que esos músicos, que no pertenecen a nadie, emiten cada día.

Siempre siento pudor cuando les dejo algo en las cajas de sus instrumentos o en sus sombreros, como si mi dinero no fuese lo suficientemente digno para pagar tanta integridad vistiendo un vuelo suelto. Siempre he sentido una mezcla de envidia, admiración y cosquilleo cada vez que el talento de estos músicos del mundo me sobrecoge y emociona en una calle. Me quedo horas hipnotizada por esos flautistas de Hamelin, me gustaría hacerme pequeña y acompañarlos en su ir y venir tranquilo y libre, tocar sin red, cantar sin red, hacer de la independencia una forma de vida.

Estos seres de aire no saben de discográficas, ni de marketing, ni de campañas de promoción y menos de asesores de imagen. No se someten a multinacionales, nadie les dice qué tienen que tocar o cantar, cuándo empezar o qué modelo esperpéntico ponerse para subir en listas. Amos de sí mismos, de su hambre, de su tiempo, de sus búsquedas, de sus noches en vela, de sus amigos, de su soledad, de su futuro incierto pero en el que nadie manda.

He visto con humildad y admiración auténticos genios en una calle de París, de NY, de Santa Mónica, de Nueva Orleans, de Madrid. Cuando se lo dices te miran con una sonrisa tímida, te dan las gracias y tú sientes que te gustaría ser como ellos: aparecer y desaparecer en el espacio y la vida de la gente, pero no quedarte nunca. Flotar, volar, ser y no ser, sólo música, un instante, una mirada que se te clava y a la que nadie podrá enjaular, una voluntad sin precio porque nadie puede comprar lo que no está en venta y se regala por decisión propia.

Cuando en la red tropiezas con una increíble versión del tema “Stand by me” interpretada por voces de todos los rincones del planeta, entiendes su vibración, su emoción sin límites fundida con la tuya, consiguiendo lo que ningún foro internacional es capaz de conseguir: hacer del mundo un lugar más habitable.

Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

Ciento volando © DIARIO ABC, S.L. 2013

Ha volado mucho y muy alto. Se ha posado sobre los escenarios de todo el mundo. La han aplaudido a rabiar. Paloma San Basilio se sienta ahora en el patio de butacas y se convierte en espectadora del mundo. Y aquí está para contarlo. Más sobre «Ciento volando»

Categorías
Etiquetas
Calendario
diciembre 2013
L M X J V S D
« nov   ene »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031