Pura vida

Publicado por el jun 13, 2013

Compartir

Es la forma que tienen en Costa Rica de desearte lo mejor, de saludarte o de decirte adiós. Creo que no hay una frase que más fielmente resuma el espíritu costarricense y su filosofía de vida. Entre dos océanos, con una naturaleza desbordante que te atrapa entre sus brazos de verde y agua, hasta el punto de hacerte vivir el sueño de ser parte de ella.

Bosques de lluvia que se dejan penetrar por sus entrañas y te elevan de pronto a sus copas para que los recorras en un vuelo que en nada tiene que envidiar al del famoso Varón Rampante de Italo Calvino, quien se negaba a vivir más abajo de las ramas. Si te atreves a ir más alto, el viaje en tirolina de árbol en árbol te permite ver el valle a vista de pájaro, mientras la adrenalina sube al límite disfrutando del vuelo.

Una de las experiencias más hermosas de mi vida fue la visión que, tras una noche recorriendo caminos, apareció ante mí en forma de cientos de tortugas desovando, con lágrimas en sus ojos, unos huevos pequeños de un blanco níveo que caían lentamente en el hueco de arena preparado por ellas y sus hábiles aletas traseras. Es una visión que enmudece verlas volver humildes y mansamente al mar tras dejar sus huevos enterrados, confiando en que buena parte de ellos se salven de los pájaros para, al cabo de unos meses, ganar el mar en un desfile enternecedor de pequeñas tortugas. De pronto, me encontré llorando y mis lágrimas se mezclaron con las suyas ante tanta y tan perfecta belleza.

Descubrir y sobrecogerte con la riqueza de Centroamérica, ese rosario de países sobreviviendo milagrosamente entre dos aguas, es una vez más sentirte pequeño y agradecido por formar parte de un planeta inagotable en tesoros que no siempre cuidamos y valoramos debidamente. Disfrutarlo, respirar hondo, dejarte mojar por sus lluvias torrenciales y templadas, bucear en sus playas o galopar por sus ríos en un ejercicio de equilibrio sobre balsas que bailan jugando con sus rápidos y tu destreza mientras toda clase de aves y monos te contemplan desde la orilla con condescendiente y divertida arrogancia.

En definitiva, dejarte abrazar y amar por estas tierras. Ellas y su gente están hechas para acariciarte, enamorarte y pausadamente suplicarte: “No te vayas, quédate un poco más, sigue descubriéndonos, no necesitas casi nada, sólo tus ansias de libertad y tus ganas de aventuras, el placer de mezclarte con nuestros olores, de apreciar nuestras orquídeas de colores imposibles y la embriaguez de dejarte adormecer en nuestras hamacas tejidas a mano para tus sueños y para abrigarte y protegerte hasta que el aire te despierte susurrándote al oído como un mantra las palabras mágicas: ‘Pura Vida’”.

 

Compartir

Anterior

ABC.es

Ciento volando © DIARIO ABC, S.L. 2013

Ha volado mucho y muy alto. Se ha posado sobre los escenarios de todo el mundo. La han aplaudido a rabiar. Paloma San Basilio se sienta ahora en el patio de butacas y se convierte en espectadora del mundo. Y aquí está para contarlo. Más sobre «Ciento volando»

Categorías
Etiquetas
Calendario
junio 2013
L M X J V S D
« may   jul »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930