La Ruta de la Seda pasa unos días por Madrid

Publicado por el Oct 26, 2012

Compartir

DSCN3649a Orientaciones.jpg

A Benjamín de Tudela, un aventurero medieval navarro, podemos considerarlo como el pionero europeo en tierras de Asia oriental. Viajó por China entre 1160 y 1173, incluso antes que Marco Polo, que lo hizo a finales del siglo XIII. Este hecho, que trasciende a la simple anécdota, es el comienzo de una serie de viajes en los que el comercio y la aventura se mezclaban a partes iguales.

Occidente conoció China a través de la Ruta de la Seda y fue este español quien tuvo el honor de abrirla para España.
En realidad no hubo una sola Ruta de la Seda, sino varias, pero todas en esencia eran itinerarios por tierra o mar que empezaban en China (Chang’an, hoy Xian) y acababan en el Imperio Romano. Caravanas de camellos, caballos o mulas traían una gran cantidad de productos más o menos exóticos, desde la seda a la porcelana, pero sobre todo sirvieron para que Oriente y Occidente empezaran a conocerse, tarea que hoy todavía no ha acabado.
De entre todas las piezas que nos llegaban por esa vía la seda era la más exótica, la más preciada, la más enigmática. Ya los romanos se maravillaron con ese tejido misterioso, cuyo origen desconocían. Entonces (s. II a.C.) se creía que procedía de la savia de un árbol, o de sus hojas.
Y los chinos abonaron las teorías fantásticas con una serie de leyendas. Una dice que hacia el s. XVII a.C. Cuando la emperatriz Lei Zu, esposa del legendario emperador Huang Di,  tomaba el té, un capullo de gusano cayó accidentalmente en su taza. Al sacarlo, aparecieron los hilos que, convenientemente tejidos, dieron una tela de gran belleza y resistencia. Desde entonces la fabricación de la seda fue uno de los secretos mejor guardados de China. Hasta que otra princesa (la Historia la escribían los aristócratas) sacó del imperio y llevó a Khotan (Turquestán Oriental) algunos huevos de gusanos escondidos en su peinado.
Sea como fuere, lo cierto es que se han encontrado en China restos de telas de  seda con 4.700 años de antigüedad, y que a Occidente, concretamente a la corte del emperador bizantino Justiniano, unos monjes nestorianos llevaron huevos de gusanos de seda ocultos en sus cayados de bambú.
Dentro de las actividades celebradas con motivo del Año Europeo del Diálogo Intercultural UE-China, en el Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid se ha inaugurado la exposición “Ruta de la Seda. Antiguos tejidos chinos”. Extraordinarias piezas procedentes del Museo Nacional de la Seda China de Hangzhou (institución que custodia los fondos museográficos más significativos de esta milenaria producción), 54 objetos de seda que van desde la dinastía Han (386-534) a la dinastía Qing (1644-1911). Objetos únicos nunca antes vistos en España, como tejidos planos, túnicas, calzados, tocados… muchos de ellos recuperados de yacimientos funerarios.
Por unos días, la Ruta de la Seda pasa por Madrid. Una forma interesante y barata de viajar.

…………………………

Exposición “Ruta de la Seda. Antiguos tejidos chinos”. Del 26 de octubre de 2012 al 23 de diciembre de 2012. Museo Nacional de Artes Decorativas, calle Montalbán 12, Madrid. Entrada gratuita.

Compartir

ABC.es

Orientaciones © DIARIO ABC, S.L. 2012

Este blog se llama “Orientaciones” pues eso pretendo, dar informaciones, datos, sugerencias para viajar. También me gusta la homofonía con “ensoñaciones”, porque a fin de cuentas viajar es un ensueño... Más sobre «Orientaciones»

Etiquetas
Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031