El último partido de Tito

Publicado por el Apr 29, 2014

Compartir

La opinión pública sigue todavía conmocionada por la triste noticia del fallecimiento, a los 45 años, del ex-entrenador del Fútbol Club Barcelona, Tito Vilanova, víctima de un cáncer de parótida.

Desde que se conoció el diagnóstico, se ha especulado mucho sobre el tipo de tumor presentado por Tito Vilanova, su frecuencia y su grado de malignidad. Aunque nunca ha sido revelado el diagnóstico histológico exacto de su patología tumoral, la evolución de su enfermedad, que requirió la realización de dos cirugías en pocos meses y la necesidad de administrar un tratamiento de irradiación externa, nos orienta a que probablemente la neoplasia parotídea del ex-técnico azulgrana no se trataba de un carcinoma de glándula salivar convencional sino de una entidad distinta y de peor pronóstico denominada carcinoma adenoide quístico.

En general, los carcinomas de glándulas salivares representan menos del 3% de todos los tumores de la región anatómica comúnmente denominada como “cabeza y cuello”. La mayoría supone un problema habitualmente local con altas probabilidades de curación tras cirugía si se diagnostica en estadios precoces. Además, los últimos avances quirúrgicos, como el empleo de la cirugía endoscópica mediante el robot Da Vinci en el tratamiento de algunos tumores de cabeza y cuello, ha contribuido a reducir considerablemente las complicaciones quirúrgicas. Para más información, puede consultar este enlace.

En los subtipos de tumores de glándulas salivares más agresivos, como el carcinoma adenoide quístico, es frecuente que se deba completar la resección quirúrgica realizada mediante un tratamiento de irradiación, con la intención de reducir la probabilidad de que se produzca una recaída tumoral en los siguientes meses. También en el campo de la oncología radioterápica ha habido recientes avances técnicos que permiten reducir los efectos secundarios del tratamiento administrado, pudiendo además incrementar su eficacia, como es el caso de la radioterapia con técnica de intensidad modulada. Para más información, pinche aquí.

Sin embargo, en algunos casos, como el que nos ocupa, los tratamientos locales no son suficientes para evitar la recidiva de los subtipos de carcinomas parotídeos más agresivos, y la enfermedad se reactiva con el tiempo pudiendo incluso diseminarse a otros órganos. En esos casos, es necesario contemplar el inicio de un tratamiento sistémico (que se distribuya por la sangre y pueda ejercer su acción en todo el cuerpo), bien con quimioterapia convencional, bien mediante terapias biológicas dirigidas a dianas moleculares concretas. En ocasiones, y especialmente en el caso de tumores poco frecuentes y resistentes a los tratamientos convencionales, es necesario plantear la posibilidad de comenzar este tipo de tratamientos sistémicos dentro de un ensayo clínico que permita al paciente ser tratado con terapias de última generación. Para más información, puede consultar este enlace.

Desde aquí también queremos mostrar nuestro apoyo y solidaridad con la familia de Tito Vilanova y sus amigos, así como con todos los pacientes que en estos momentos se encuentran luchando contra esta terrible enfermedad.

Ahora Tito juega en otra Liga pero, como dijo su hijo Adrià en la misa funeral celebrada en la Catedral de Barcelona, seguro que desde allí seguirá ejerciendo de su Ángel de la Guarda e inspirando a nuevas generaciones de deportistas en la continua superación de las adversidades de la vida.

Compartir

ABC.es

Oncología médica © DIARIO ABC, S.L. 2014

Oncología médica. Abordará los principales resultados de la investigación contra el cáncer así como los últimos tratamientos y ensayos clínicos contra los tumores, con especial atención a los del tórax.Más sobre «Oncología médica»

Categorías
Etiquetas