Fármacos oncológicos. ¿Dónde estamos y hacia dónde vamos?

Publicado por el Feb 13, 2014

Compartir

Estamos viviendo un cambio de paradigma en el tratamiento del cáncer.  Conocemos más, entendemos más, y esto está revolucionando nuestra visión sobre cómo enfrentarnos a ésta enfermedad.

Hoy sabemos que el cáncer es una enfermedad compleja que, en gran parte, está causada por cambios genéticos. Es la acumulación sucesiva de errores en el ADN lo que altera las propiedades de una célula y la transforma de tal manera que se convierte en cancerígena, capaz de dividirse y de renovarse eternamente, escapándose de los mecanismos biológicos de control que existen en el resto de las células. Estos errores son los que gobiernan el comportamiento del tumor. Hay algunos tipos de tumores que están, lo que llamamos en oncología “adictos”” a determinados cambios genéticos, es decir, tienen ciertas alteraciones que son fundamentales para su crecimiento, de tal manera que al corregirlas  podríamos hacer en principio inviable el tumor. Esto permite teorizar que cada tumor tiene un talón de Aquiles cuyo control farmacológico conllevaría una mejoría notable de la enfermedad. De hecho, ya existen casos en la clínica que dan muestra de ésta realidad. En los últimos años, por ejemplo, se han aprobado fármacos como crizotinib y vemurafenib para los pacientes con cáncer de pulmón o melanoma que presentan una alteración genética específica. De forma paralela, se está desarrollando una tecnología que permite interrogar el genoma completo del cáncer humano de forma rápida y a un coste  cada vez más asequible para analizar el perfil genético de cada tumor. Esta es la base de lo que llamamos “medicina personalizada”. Aún así la interpretación de toda esta información genética es difícil y existen muchas alteraciones recurrentes para las que todavía no disponemos de ninguna intervención farmacológica efectiva.

De la misma manera, ahora sabemos que para que un tumor crezca es necesario que se establezca en el cuerpo un fenómeno de tolerancia inmunológica. Los tumores tienen mecanismos para que el sistema inmune no los reconozca como extraños o dañinos y así no ser eliminados. Un fármaco que ataca a  uno de estos mecanismos y permite al sistema inmune continuar su trabajo es el Ipilimumab, que ya está aprobado para el tratamiento del melanoma, obteniendo muy buenos resultados en algunos pacientes. Hoy por hoy, ya hay otros nuevos fármacos de inmunoterapia en desarrollo clínico con resultados muy prometedores.

Vamos entendiendo que también son importantes las células “normales” que se encuentran físicamente entre las células tumorales y que van a modificar el comportamiento del tumor; y ya existen fármacos en ensayos clínicos que modulan el “microambiente” tumoral. O que no todas las células tumorales probablemente sean iguales, y ya existen terapias que atacan las llamadas “células madre” del tumor que se piensa puedan ser la causa de lo difícil que es erradicar por completo al cáncer. Y es que otro de los pilares fundamentales en el cambio de paradigma del tratamiento del cáncer es el importante avance que se ha hecho en los últimos años en el desarrollo farmacológico.

Todavía quedan muchas preguntas por responder, ¿cuál será la mejor estrategia para administrar éstos tratamientos?, ¿cuáles serán los biomarcadores que nos indicaran qué paciente va a responder mejor a cada tratamiento?, ¿cómo interpretar toda la información genética?, ¿cómo diseñar  mejor los ensayos clínicos?, ¿cómo enfrentarnos a los mecanismos de resistencia que desarrollan los tumores?, ¿cómo haremos que todos estos fármacos y tecnologías sean económicamente viables?, y muchas, muchísimas más. Lo que está claro ya desde hace años es que conocer al enemigo es la mejor manera de intentar ganar la guerra y  en ello estamos.

 

Con la colaboracion de la Dra. Elena Garralda del CNIO.

Compartir

ABC.es

Cancer: Hechos y Mitos © DIARIO ABC, S.L. 2014

El cáncer, entendido como conjunto amplio de enfermedades, también llamadas neoplasias o simplemente tumores malignos, está entre las primeras causas de muerte en nuestro país y en el mundo occidental en general. Estas enfermedades se presentan sin previo aviso, cuando menos lo esperas, y causan mucho dolor y sufrimiento. Más sobre «Cancer: Hechos y Mitos»

Categorías
Etiquetas