Presupuesto para investigación

Publicado por el Dec 2, 2009

Compartir

Un buen amigo, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas desde hace varias décadas, me ha hecho llegar este pequeño pero esclarecedor artículo que nos muestra, desde dentro, cómo están viviendo los científicos del CSIC los recortes a los presupuestos de investigación. El autor me ha pedido que no se revele su nombre, deseo que respeto, ya que teme a que se produzca alguna represalia. No es para menos. De la lectura de este texto aprendemos, entre otras cosas, que la tan cacareada transformación del CSIC en agencia, un cambio que debería haber agilizado la pesada y burocrática estructura del Consejo, no ha servido, por ahora, absolutamente para nada. En la imagen, la ministra de Ciencia y Tecnología, Cristina Garmendia, junto al presidente del CSIC, Rafael Rodrigo. Por cierto, a partir de ahora mi correo electrónico (jmnieves@gmail.com) queda abierto a cuantos investigadores quieran realizar sus denuncias o contar sus experiencias y/o opiniones sobre el “tijeretazo”.

Desde varios medios se ha anunciado un recorte en el presupuesto del MCINN  para el 2010 en un porcentaje próximo al 37%. Dicho recorte no afecta por igual a los diferentes organismos públicos de investigación (OPIs) y en particular para el CSIC será de un 21%.

Aunque estamos todavía en el 2009, ya se notan los efectos nocivos de la anunciada reducción del presupuesto, lo que hace pensar que cuando se materialice en el ejercicio del 2010, el mantenimiento de los edificios y de los equipos de investigación, así como la financiación de proyectos, la contratación de personal, becas, etc. necesarios para mantener la actividad científica e investigadora, aunque sea a un mínimo nivel, va a ser imposible.

Pero no nos engañemos, si bien el presupuesto de una institución científica es vital para el desarrollo de su actividad, no es menos importante la organización interna de la misma. En este sentido, conviene recordar que el CSIC se transformó en Agencia Estatal en diciembre de 2007, habiendo sido hasta ese momento un “Organismo Autónomo”.

El cambio fue anunciado como muy importante para el futuro del CSIC porque contribuiría, entre otros aspectos,  a agilizar la administración en su complejidad, simplificando notoriamente las diligencias administrativas que los investigadores realizan para desarrollar su trabajo.

Pues bien, dicho cambio no ha sido detectado todavía por los investigadores y la mayoría se pregunta si el cambio ha obedecido a la estrategia de que algo hay que cambiar para que todo siga igual. Por otra parte, si se compara el actual organigrama de la Agencia Estatal “CSIC” con el antiguo como Organismo Autónomo, se aprecia una ampliación del número de Comités y Comisiones, por cierto menos democráticos que antaño, hasta seis incluyendo el Consejo Rector.

Da la impresión de que el CSIC es ahora más burocrático o que tiene una estructura más “pesada” y en consecuencia más tortuosa. No menos llamativo es el número de Secretarías Generales, una titular y cuatro adjuntas, y de Vicepresidencias, tres titulares y seis adjuntas. Cada Secretaría General o Vicepresidencia tiene a su vez un personal dependiente, a veces numeroso, que les convierte en importantes núcleos de poder dentro del organismo.

Los Secretarios y Vicepresidencias son nombrados directamente por el  Presidente, sin que exista previamente un concurso de méritos o algo parecido. Son muchos los investigadores a los que no convence esta nueva estructura que resulta cara, dado el elevado número de puestos de nivel 30, y que podría desembocar en despótica.  
 

 

Compartir

ABC.es

Ciencia y Tecnología © DIARIO ABC, S.L. 2009

Un blog de ciencia y tecnología, esos fantasmas electrónicos y del conocimiento que planean sobre todos nosotros pero que nadie sabe muy bien de dónde vienen, ni tampoco a dónde van.Más sobre «Ciencia y Tecnología»

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Twitter