La Voyager 1, en la “rampa de salida” del Sistema Solar

Publicado por el dic 3, 2012

Compartir

La sonda Voyager 1, lanzada al espacio en 1977, hace 35 años, acaba de entrar en una nueva y desconocida región de los confines del Sistema Solar. Según los científicos se trata de una especie de “autopista magnética” a lo largo de la cual las partículas procedentes del Sol abandonan para siempre los dominios del astro rey para adentrarse definitivamente en el espacio interestelar.

El nombre de “autopista magnética” responde al hecho de que allí, a 18.500 millones de km. de la Tierra, las líneas del campo magnético del Sol se conectan con las que proceden de otras estrellas. Y es precisamente esa “conexión” la que permite a las partículas solares de la heliosfera (la “burbuja” de partículas cargadas que emite el Sol en todas direcciones y que envuelve todo el Sistema Solar) abandonar definitivamente nuestro sistema planetario.

De hecho, justo antes de entrar en esta región extrema, las partículas rebotan en todas direcciones siguiendo las líneas del campo magnético del propio Sol. Unas líneas “internas” que no les permiten abandonar la heliosfera. La nueva región es, pues, el último “obstáculo fronterizo” antes de salir definitivamente de los dominios de nuestra estrella particular.

Estos resultados acaban de ser anunciados en el transcurso de la reunión de la Unión Geofísica Americana (AGU) que se celebra estos días en San Francisco. “Si sólo nos fijáramos en los datos de las partículas -afirma Stamatios Krimigis, investogador principal del instrumento LECP (Low-Energy Charged Particle) podríamos pensar que estamos ya fuera de la heliosfera. De hecho, nuestro instrumento ha visto cómo estas partículas de baja energía toman esta rampa de salida hacia el espacio interestelar”.

Sin embargo, continúa el científico, “necesitamos entender lo que los instrumentos nos están diciendo y solo el tiempo podrá confirmar si nuestras interpretaciones sobre esta frontera son correctas. Una cosa sí que es segura: ninguno de nuestros modelos teóricos predice ninguna de las observaciones realizadas por la Voyager durante los últimos diez años, por lo que no tenemos ninguna guía que nos diga lo que podemos esperar”.

Desde diciembre de 2004, cuando la Voyager 1 entró en la heliopausa (donde el viento solar se detiene y se une con el que procede de otras estrellas), la nave ha estado viajando, y explorando, a través de territorios completamente desconocidos. Durante los primeros cinco años a partir de ese momento, los datos de la Voyager 1 fueron los esperados, pero entonces la nave detectó que la velocidad del viento solar se había reducido a cero y que al mismo tiempo aumentaba la intensidad del campo magnético. “Fue una auténtica sorpresa -asegura Rob Decker, coinvestigador del instrumento LECP- porque la mayoría de los modelos predicen una velocidad de por lo menos 25 km. por segundo”.

El pasado 14 de mayo, el mismo instrumento detectó un súbito incremento (del 5%) de los rayos cósmicos de alta energía procedentes de la galaxia. Un incremento que volvió a detectarse el 28 de julio. Solo que esta segunda vez estuvo acompañado por una drástica reducción de las partículas de baja energía (las que vienen de dentro del Sistema Solar).

El fenómeno duró solo cuatro días, pero el pasado 25 de agosto los instrumentos detectaron un aumento todavía mayor en la cantidad de rayos cósmicos. Comparado con los datos de marzo, ese aumento era de cerca del 30%. Y vino acompañado por un descenso de más de mil veces en el número de partículas solares. Fue entonces cuando los investigadores se dieron cuenta de que la Voyager 1 había entrado en una nueva región, aunque quizá aún no del todo fuera de la heliosfera.

“Creemos que es el último tramo de nuestro viaje hacia el espacio interestelar “, asegura Edward Stone, científico de la Voyager en el Instituto de Tecnología de California. El investigador cree que la nave tardará entre unos pocos meses y dos años en salir de esa nueva región aunque, advierte “con el Voyager, debemos esperar lo inesperado”.

Las dos misiones Voyager (la 1 y la 2) fueron lanzadas con una diferencia de 16 días (el 20 de agosto y el 15 de septiembre) de 1977 y, entre las dos, han visitado Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. La Voyager 1 es el objeto más distante fabricado por el hombre, y se encuentra a unos 18.500 millones de km. de la Tierra. La Voyager 2 está algo más cerca, a unos 15.000 millones de km. de distancia.

Compartir

ABC.es

Ciencia y Tecnología © DIARIO ABC, S.L. 2012

Un blog de ciencia y tecnología, esos fantasmas electrónicos y del conocimiento que planean sobre todos nosotros pero que nadie sabe muy bien de dónde vienen, ni tampoco a dónde van.Más sobre «Ciencia y Tecnología»

Etiquetas
Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Twitter