La «supererupción» del Yellowstone cubriría de cenizas toda Norteamérica

La «supererupción» del Yellowstone cubriría de cenizas toda Norteamérica

Publicado por el Aug 31, 2014

Compartir

La capa se extendería a lugares tan alejados del volcán como Nueva York, Los Angeles o Miami.

La erupción del supervolcán de Yellowstone, en las Montañas Rocosas, sumergiría toda la cordillera en la que se encuentra bajo una capa de varios metros de cenizas. Esa capa iría “adelgazando” a medida que aumente la distancia con el centro de la erupción, pero tendría aún varios milímetros de espesor en lugares tan alejados del volcán como Nueva York, Los Angeles o Miami.

Estas son algunas de las conclusiones de un nuevo estudio llevado a cabo por la U.S. Geological Survey y que se publica en Geochemistry, Geophysics, Geosystems, una revista que edita la Unión Geológica Norteamericana.

 

La «supererupción» del Yellowstone cubriría de cenizas toda Norteamérica

Las ciudades adónde llegarían las cenizas de la explosión

Para llevar a cabo su trabajo, los investigadores han desarrollado un complejo modelo informático que, además, revela que la enorme erupción crearía una gigantesca nube de escombros en forma de paraguas, que se expandiría en todas direcciones y que terminaría por llegar a todos los ricnones de Norteamérica.

El término supererupción hace referencia a erupciones volcánicas capaces de eyectar más de 1.000 km. cúbicos de material. Si algo así sucediera, las comunicaciones, los sistemas electrónicos y el tráfico aéreo se interrumpirían de inmediato en todo el continente. Y el clima sufriría un cambio drástico en muy poco tiempo.

Una gigantesca reserva de rocas fundidas y lava se acumula sin cesar bajo el volcán de Yellowstone. Que sepamos, este supervolcán ha entrado en erupción tres veces: hace 2,1 millones de años, 1,3 millones de años y, la más reciente, hace 640.000 años. Sin embargo, la actividad geológica registrada en la zona no da signos de que una erupción, ni pequeña ni grande, esté próxima en el tiempo. La actividad más reciente del volcán (sin llegar a ser una erupción explosiva, como las anteriormente citadas), se produjo hace unos 70.000 años.

Los investigadores utilizaron una hipotética erupción del Yellowstone para calcular cuál sería la distribución de cenizas en todo el continente. Los datos obtenidos pueden ahora aplicarse a cualquier otro volcán, grande o pequeño, para hacer el mismo tipo de predicciones en otras regiones del planeta.

El modelo desarrollado, llamado Ash3D (Cenizas3D), incorpora series históricas de datos sobre los vientos para calcular el espesor de la capa de cenizas en cada lugar concreto en el caso de que se produjera una supererupción como la de hace 640.000 años. Se trata del primer estudio que evalúa esta clase de consecuencias si el Yellowstone despertara.

Una alfombra de cenizas

Las ciudades más próximas al volcán quedarían cubiertas por más de un metro de ceniza. Las que se encuentran en el Medio Oeste de los Estados Unidos quedarían bajo una capa de cenizas de varios centímetros y las principales ciudades de ambas costas (la del Pacífico y la del Atlántico) recibirían aún cenizas suficientes como para una “alfombra” de varios milímetros de grosor.

A pesar de que en las erupciones convencionales los depósitos de cenizas tienen forma de abanico si se miran desde el aire, la enorme nube en forma de paraguas de una supererupción se expandiría en todas direcciones por igual, depositando más cantidad de ceniza cuanto más cerca estemos del centro de la erupción. Esta clase de “paraguas”, además, está menos afectado por los vientos que las emisiones de una erupción más pequeña.

“Esencialmente -afirma Larry Mastin, director de la investigación- la erupción fabricaría sus propios vientos y éstos prevalecerían sobre las corrientes de aire que normalmente predominan en los Estados Unidos. Este hecho ayuda a explicar la distribución de las cenizas observada en las erupciones del Yellowstone del pasado, en las que una cantidad considerable de material consiguió llegar hasta la costa Oeste”.

Durante sus tres anteriores periodos de actividad, el Yellowstone logró sembrar de cenizas una superficie de varias decenas de miles de km. cuadrados. Los depósitos de cenizas de esas erupciones han sido, en efecto, localizados en todo el oeste y el centro de Norteamérica y en Canadá.

La velocidad de expansión de la gigantesca nube puede llegar a ser muy superior de la de los vientos dominantes en cada zona. En la simulación realizada, todas las ciudades en un radio de 500 km alrededor del Yellowstone, como Billings, Montana ó Casper, quedarían cubiertas por una capa que oscilaría entre varios cm. y un metro de grosor. Ciudades del Medio Oeste como Minneapolis, Minnesota o Des Moines recibirían cenizas suficientes como para cubrirlas con una capa de varios cm. En la Costa Este Nueva York o Washington DC aún estarían bajo una capa de cenizas del órden de varios mm., igual que las principales ciudades de California, en la costa opuesta.

En su estudio, los investigadores aseguran que incluso las acumulaciones menores, las que “solo” dejan capas de milímetros de grosor, son capaces de acarrear graves consecuencias, desde cortes en el suministro de electricidad y agua a la destrucción de cultivos y cosechas, problemas respiratorios o la imposibilidad de circular por carretera debido a la falta de tracción de las ruedas de la mayor parte de los vehículos que trataran de desplazarse sobre las cenizas.

Compartir

ABC.es

Ciencia y Tecnología © DIARIO ABC, S.L. 2014

Un blog de ciencia y tecnología, esos fantasmas electrónicos y del conocimiento que planean sobre todos nosotros pero que nadie sabe muy bien de dónde vienen, ni tampoco a dónde van.Más sobre «Ciencia y Tecnología»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Twitter