Jia Wei, de ZTE: «No somos una marca china como las demás»

Jia Wei, de ZTE: «No somos una marca china como las demás»

Publicado por el Nov 30, 2015

Compartir

Jia Wei, directora de marketing de la filial en España, explica a ABC las novedades de la firma china de cara al año que viene.

Hace ya varios años que la firma china ZTE se estableció en España. Primero, como proveedor de infraestructuras de comunicaciones, y después con dispositivos cada vez más novedosos y sofisticados. Con más de un 3% de cuota de mercado en nuestro país, ZTE ha venido para quedarse. Sus últimos terminales, V6 y Axon, tienen todas las características de la gama alta, aunque a precios contenidos. Y ahora, justo para esta campaña de Navidad, la firma se descuelga con un producto único, un proyector de alta calidad que cabe en una mano, que cuenta con una pantalla táctil y que funciona con sistema operativo Android, como si fuera un Smartphone. Una apuesta atrevida y que no vendrá sola.

Aparte de teléfonos, ZTE está empezando a traer a Europa toda una serie de dispositivos «diferentes».

Correcto. No solo diferentes, sino únicos. Como por ejemplo el SPro 2, un proyector portátil con pantalla táctil y sistema operativo Android. También es un Smartphone, porque dispone de memoria interna para guardar películas, música, documentos, aplicaciones…

¿Un proyector con pantalla y memoria interna?

Sí, tiene 16 GB de memoria, y se puede ampliar con tarjetas de memoria de hasta 2 TB, además de 2 GB de memoria RAM.

Solo le falta tener tarjeta SIM…

Sí, y esa versión también llegará en breve a España. Lo que estamos lanzando ahora es la versión solo WiFi del dispositivo. Pero existe ya una versión 4G.

Qué se puede hacer con un dispositivo así?

Se puede desde proyectar cualquier documento o archivo a vídeos de YouTube por streaming. Y es posible proyectarlos en tamaños que van desde las 5 a las 120 pulgadas. Y con una calidad de proyección excelente. Además, damos dos años de garantía, incluída la bombilla, que es el secreto del proyector y de su calidad, además de ser la pieza más cara del dispositivo.

He visto, además, que no hay botones para controlar el foco…

Es cierto, no existen botones para enfocar, porque el proyector tiene un sistema de autoenfoque inteligente que detecta la distancia y ajusta el foco automáticamente. No importa sobre qué superficie estés proyectando, desde un techo a una pared. Además, también detecta el ángulo de proyección, de forma que, sea cual sea, la pantalla que vemos siempre es cuadrada, no se deforma ni se alarga.

Además parece muy ligero…

Si. Cabe en la palma de una mano y casi no pesa nada… En Estados Unidos, donde lo vendemos desde hace tiempo, ha tenido una acogida formidable.

Tiene competencia en productos similares de otros fabricantes?

No. Es un nicho de mercado en el que nadie había pensado aún. A nadie se le había ocurrido combinar un proyector de altas prestaciones con un dispositivo Android. Y resulta que se trata de algo muy útil, que sirve tanto para el trabajo como para el ocio.

Supongo que el dispositivo tiene batería propia…

Sí, tiene batería y una autonomía de hasta ocho horas de proyección continua viendo películas en streaming.

Por qué no lo habían traído antes a España, teniendo en cuenta que la actual es ya la segunda generación?

Porque hay que estudiar muy bien las necesidades de cada mercado, y ver la mejor fórmula para comercializar este producto. En principio, a la gente le gusta mucho, pero su precio puede hacer que la gente se eche para atrás. Cuesta 699 euros, IVA incluido. Lo cual es caro… En España, la media de gasto en un dispositivo inteligente está entre los 100 y los 200 euros…

El objetivo, entonces, es más profesional que doméstico?

Son ambos. Es un dispositivo que se puede utilizar tanto en el trabajo como en casa.

-¿De qué calidad de proyección estamos hablando?

Es muy buena… Hablamos de 200 lúmens, lo que garantiza una calidad de imagen excelente.

-¿Podemos esperar más sorpresas tecnológicas como ésta de ZTE?

Por el momento, no. Pero piense por un momento en el proyector del que estamos hablando. Es un producto único. Todo el mundo está lanzando wearables, pulseras, relojes… y nosotros lo que intentamos es buscar cosas diferentes… Por ejemplo, y aunque esto no lo perciba directamente el usuario, estamos centrándonos mucho en productos «machine to machine», por ejemplo en dispositivos y elementos del automóvil capaces de «hablar» entre sí y que permiten aumentar el rendimiento, tanto del vehículo como del conductor.

¿Por ejemplo?

Por ejemplo, puede avisar si el coche está demasiado caliente, o si las ventanas no están bien cerradas, o saber si se nos acaba el líquido de frenos o el aceite.

¿Cuál es la mayor fuerza de ZTE?

Tenemos dos áreas de negocio. En una están todos los dispositivos, móviles, relojes, tablets, pinchos para conectarse a internet, routers, etc. Y la otra se centra en la parte de redes e infraestructuras de telecomunicaciones, donde innovamos continuamente. En ese campo, por ejemplo, tenemos acuerdos con muchos operadores, como Jazztel, Orange…

En la parte de productos, como los móviles, vuestra estrategia ha sido la de entrar por la gama baja, por los terminales más baratos, para después ir subiendo… El último teléfono de ZTE, el Axon, es un terminal de gama alta en toda regla…

Eso va mucho con la percepción de los consumidores finales. Lo mismo sucedía hace veinte años con los primeros coches japoneses, o hace diez, cuando llegaron a España marcas coreanas como Samsung o LG. Ahora, en los últimos cinco años, estamos llegando las empresas chinas… El mercado se va acostumbrando a las cosas nuevas. Y la entrada se produce poco a poco, con productos cada vez más sofisticados. En la parte de infraestructura y redes, ZTE lleva en España ya siete u ocho años. Pero en dispositivos, que es lo que ve el público, llevamos mucho menos, unos cinco años… Es poco tiempo aún. En aquél momento empezamos por lo que necesitaba la gente, móviles pequeños, 2G, con pantallas pequeñas… Las mayores eran de cuatro pulgadas. Pero cuando empezaron a extenderse los smartphones tuvimos muy claro que era el momento de cambiar de estrategia y pasar de ser un fabricante de terminales muy básicos a otro capaz de hacer los smartphones más completos.

¿Cuál es vuestra posición de mercado a nivel global?

Estamos en el grupo de cabeza, y estamos entre los mayores fabricantes del mundo. Los últimos datos aún no están disponibles. Y aquí en España, con datos de septiembre, tenemos ya una cuota de mercado del 3%.

¿Aumenta vuestra cuota a medida que vais incorporando terminales de mayores prestaciones?

Nosotros tratamos ampliar y estar en todas las gamas. Pero aquí, en España, la mayor parte de las ventas está en un tramo de precios muy concreto, entre los 100 y los 200 euros. Y ahí tenemos que ser muy fuertes. Proporcionalmente, la mayor parte de nuestras ventas está ahí. Aunque es cierto que durante los últimos tres años hemos empezado a ampliar nuestro portfolio, y este año hemos lanzado nuestro primer dispositivo por encima de los 200 euros, el V6, y el Axon, que acabamos de comercializar y que cuesta ya más de 400 euros. Ampliamos el abanico y las gamas.

-¿Cree que el consumidor les percibe como una marca de calidad o más bien piensa que ZTE es una firma de productos baratos?

Para empezar, ZTE no es como esos fabricantes que vienen y no se sabe muy bien de dónde… Somos una marca mundial. Luego, estamos establecidos al 100 por 100 en todos los países en que actuamos. En España, por ejemplo, tenemos oficinas, infraestructuras, y un servicio muy completo tanto técnico como de posventa. No es lo mismo comprar un ZTE que un dispositivo asiático cualquiera por internet, de una empresa que ni siquiera está asentada aquí, que no tiene asistencia o que no está homologada aquí. Cada país tiene sus redes, sus servicios… Todos los equipos que ZTE vende en España funcionarán perfectamente en España. Y si a pesar de eso cualquiera de nuestros dispositivos tienen cualquier problema, tenemos un excelente servicio posventa que actúa muy rápidamente.

¿Piensa que, en cuanto a percepción, ZTE está a la altura de otras grandes marcas, como Apple, Samsung o Sony, por ejemplo?

Nosotros somos un proveedor del sector de telecomunicaciones internacional, que para empezar es una posición al alcance de muy pocos. Ese es nuestro origen. Tenemos 16 centros de I+D repartidos por todo el mundo, por lo que no se nos puede catalogar como una simple empresa china. Tenemos, por ejemplo, centros de investigación en Suecia, acabamos de inaugurar otro en Japón… Es decir, que somos un proveedor internacional. Y en todas partes se nos identifica con la más alta calidad. Luego, estudiamos las necesidades concretas de cada uno de los mercados en los que estamos presentes, y tratamos de responder a cada uno de una forma concreta.

¿Y cree que los consumidores son conscientes de eso, a la hora de ir a una tienda a comprar un teléfono?

Intentamos hacer que los consumidores finales nos consideren como un proveedor de calidad. ¿Por qué? Porque si tienes cualquier pregunta, cualquier duda o cualquier problema, siempre respondemos, y lo hacemos muy rápido. Nuestro call center es gratuito, tenemos un servicio de reparación express, con más de 50 puntos diferentes de reparación en España. Y colaboramos con muchos distribuidores para dar soluciones a los clientes in situ, dentro de las propias tiendas. Nuestra imagen es la de un proveedor fiable, que siempre responderá de inmediato.

 

Compartir

ABC.es

Ciencia y Tecnología © DIARIO ABC, S.L. 2015

Un blog de ciencia y tecnología, esos fantasmas electrónicos y del conocimiento que planean sobre todos nosotros pero que nadie sabe muy bien de dónde vienen, ni tampoco a dónde van.Más sobre «Ciencia y Tecnología»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Twitter