Hallan “pruebas inequívocas” de la presencia de agua en la Luna

Publicado por el Sep 24, 2009

Compartir

Es oficial. Hay agua en la Luna, y en cantidad. Tanto en el subsuelo como en la superficie, y no solo en el fondo de oscuros cráteres que nunca han visto la luz del sol. Las observaciones de tres misiones espaciales diferentes no dejan lugar a dudas. Sus sorprendentes resultados se acaban de publicar en tres estudios en Science.

Era uno de los mayores rompecabezas a los que se enfrentaban los científicos. ¿Por qué la Luna parece estar tan seca? Desde que el hombre pisó nuestro satélite y trajo a la Tierra las primeras rocas, los investigadores que las analizaron llegaron a la conclusión de que la Luna estaba deshidratada. Pero las detalladas observaciones realizadas ahora por tres naves diferentes han aparcado esa idea. En efecto, han aportado “pruebas inequívocas” de que existe agua prácticamente en toda la superficie lunar.

Sin embargo, el líquido elemento no está presente allí de la misma forma que en la Tierra, y aunque existe, la Luna sigue siendo, a pesar de todo, más seca que cualquier desierto terrestre. El agua está ahí, sí, pero en pequeñas cantidades. Por cada tonelada de material de la superficie lunar es posible extraer, según los científicos, casi un litro de agua (exactamente 907 gramos).

“Si las moléculas de agua se mueven tanto como creemos que lo hacen -asegura el geólogo planetario Carle Pieters, que lidera uno de los tres estudios recién publicados- , incluso si sólo lo hace una fracción de ellas, entonces tenemos una manera de obtener agua que no es la del fondo de oscuros cráteres. Y eso abre todo un mundo de nuevas posibilidades para la exploración lunar, aunque antes debemos de entender su física para poder utilizarla”.

“Cuando hablamos de agua en la Luna -continúa Pieters- no estamos hablando de lagos ni océanos, ni siquiera de charcas. Agua en la Luna significa moléculas de agua que interactúan con moléculas de roca y polvo justo en los primeros milímetros de la superficie lunar”.

Disponer de agua en la Luna es algo fundamental a la hora de plantearse la construcción de futuras bases permanentes para estudiar y explotar nuestro satélite.

Cuando los astronautas del Apolo regresaron a la Tierra hace 40 años, trajeron consigo varias muestras de suelo lunar. Tras analizarlas, se encontraron signos de agua, aunque entonces se pensó que se trataba de una contaminación terrestre de las muestras. “Los isótopos de oxígeno que hay en la Luna son los mismos que los que existen en la Tierra, por lo que resulta muy difícil, si no imposible, encontrar diferencias entre el agua de la Luna y el agua de la Tierra”, afirma Larry Taylor, de la Universidad de Tennessee e investigador de la NASA en el equipo indio del satélite Chandrayaan 1.

A pesar de esa aparente (y errónea) sequedad lunar, los científicos siguieron sospechando que en alguna parte debía de estar el agua de la Luna. Quizá en oscuros depósitos helados ocultos en profundos cráteres del polo sur. Sin embargo, todos estaban de acuerdo de que el resto del satélite estaba completamete deshidratado.

Un consenso que ha quedado completamente desbaratado por las múltiples detecciones de la firma espectral del agua obtenida por la ya citda misión india, además de por la sonda Cassini y últimamente por la Deep Impact de la NASA.

Compartir

ABC.es

Ciencia y Tecnología © DIARIO ABC, S.L. 2009

Un blog de ciencia y tecnología, esos fantasmas electrónicos y del conocimiento que planean sobre todos nosotros pero que nadie sabe muy bien de dónde vienen, ni tampoco a dónde van.Más sobre «Ciencia y Tecnología»

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Twitter