¿Ha despertado el Sol de su letargo?

Publicado por el May 8, 2009

Compartir

Durante todo el año 2008 y lo que llevamos de 2009, el Sol ha permanecido inusualmente tranquilo e inactivo. Tanto, que los astrónomos empezaban a preguntarse si tanta quietud no sería, para nuestra desgracia, la calma que precede a un periodo de actividad jamás conocido hasta ahora. Desde enero del pasado año, las manchas oscuras que normalmente salpican la superficie de nuestra estrella (y que no son otra cosa que zonas temporalmente más frías, causadas por la irrupción a la superficie de los campos magnéticos internos) desaparecieron casi por completo sin que nadie acertara a decir cuándo volverían a producirse, ni en qué medida lo harían.

La velocidad y la intensidad de la próxima «generación» de manchas revelaría a los científicos cómo de activo será el nuevo ciclo solar que se avecina, y cómo de peligroso, por lo tanto, para los sistemas de comunicaciones por satélite y redes eléctricas terrestres. Algo que, por fin, parece que podrá conocerse, ya que hace apenas unos días, el 6 de mayo, la estrella que ilumina a la Tierra ha empezado a mostrar síntomas de recuperación. Tal y como muestra el vídeo, obtenido por los instrumentos de la misión STEREO, de la NASA, ese día se produjo una violenta erupción, lo que podría ser la señal del esperado comienzo del nuevo ciclo solar.

Normalmente, el número de manchas solares varía cíclicamente (desde un mínimo hasta un máximo y vuelta a empezar) en periodos que se suceden cada once años, el mismo tiempo que tardan los polos magnéticos de la estrella en invertir su dirección. En los momentos de máxima actividad, es fácil que se produzcan varias docenas de manchas al día.

Y si bien es cierto que ahora estamos al final del ciclo actual, y en el periodo de menor intensidad, la total ausencia de manchas (como se puede observar en la imagen del satélite SOHO, tomada el pasado 31 de marzo) sugería un «parón» que no es en absoluto habitual. Según las observaciones realizadas por la NASA, no se han observado manchas solares (ninguna) en 266 de los 366 días del año 2008, algo que no sucedía desde 1913. Pero la cosa ha ido incluso a peor durante los primeros meses de este año, con una disminución todavía mayor de las manchas solares. Hasta el pasado 31 de marzo, no se había observado ninguna en 78 de los 90 días que iban de año.

Por eso precisamente la erupción detectada el 6 de mayo tiene tanta importancia. “Este es el mayor suceso que hemos podido observar en el sol en más de un año”, aseguraba ayer Michael Kaiser, investigador de la división de heliofísica del centro espacial Goddard, de la NASA. “¿Significa esto que se ha terminado el mínimo, o no? -se preguntaba el científico-. Ha sido un mínimo solar muy largo, el más largo y profundo de los últimos cien años”.

De la misma forma en que los terremotos pueden provocar, aquí en la Tierra, enormes tsunamis en el mar, una eyección de masa coronal, o erupción solar, puede causar un “tsunami” en la superficie de la estrella. Las ondas generadas por las violentas erupciones pueden desplazarse a velocidades que se cifran en millones de kilómetros por hora. La energía liberada durante el evento registrado por Stereo equivale, según los investigadores de la misión, “a dos mil millones de veces el consumo anual de energía en todo el mundo”. Y todo en apenas una fracción de segundo. La última vez que se registró un “tsunami” solar fue hace más de una década, gracias a los instrumentos de la sonda SOHO.

¿Normal o anormal?

La cuestión, ahora, está en averiguar si se trata de una oscilación normal, aunque más marcada, de la actividad solar, si nos encontramos ante alguna especie de «anemia estelar» cuya duración desconocemos o si, por el contrario, la tranquilidad actual recién interrumpida anuncia que el nuevo ciclo de once años (que debería estar comenzando ya) será extremadamente violento. Y hay respuestas y teorías para todos los gustos.

Por un lado, algunos especialistas predicen que los próximos once años serán «relativamente tranquilos». Aunque, según ha asegurado a la revista «New Scientist» el «cazador de manchas» Leif Svalgaard, de la Universidad de Standford, los expertos están esperando a ver el ritmo al que se producen las manchas cuando éstas por fin reaparezcan. Cuanto mayor sea este ritmo, más activo estará el Sol durante la próxima década y mayores, y más intensas, serán las tormentas solares. «Los nuevos ciclos —ha dicho Svalgaard— empiezan con un disparo. Un mes no hay nada, y al siguiente las manchas están por todas partes». Y el “disparo” podría acabar de producirse con la erupción de hace unos días.

Los que apuestan por un futuro tranquilo se basan en una teoría que sugiere que los campos magnéticos que se hunden en el Sol cerca de sus polos viajan relativamente rápido bajo la superficie, donde se producen las manchas. Y si las observaciones muestran, como es el caso, poca actividad magnética, eso significa que el siguiente ciclo solar no tendrá nada de especial. Otros, sin embargo, creen que los campos magnéticos viajan durante décadas por el interior del Sol antes de volver a salir a la superficie, creando las conocidas manchas. Y estos especialistas predicen que una oleada inusualmente fuerte de actividad está a punto de desencadenarse.

Si así fuera, sería un auténtico golpe para nuestra comprensión actual de la mecánica solar. Además de una larga década de violentas tormentas de partículas que pondrían en jaque el desarrollo tecnológico de nuestra civilización. Por ahora, sólo queda seguir mirando y esperar. Sólo cuando suceda lo que ha de suceder, sabremos a qué atenernos.

Compartir

ABC.es

Ciencia y Tecnología © DIARIO ABC, S.L. 2009

Un blog de ciencia y tecnología, esos fantasmas electrónicos y del conocimiento que planean sobre todos nosotros pero que nadie sabe muy bien de dónde vienen, ni tampoco a dónde van.Más sobre «Ciencia y Tecnología»

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Twitter