Explican por qué los continentes empezaron a moverse

Explican por qué los continentes empezaron a moverse

Publicado por el Sep 18, 2014

Compartir

El fenómeno hasta ahora desconocido que puso ese gigantesco «motor» en marcha hace varios miles de millones de años.

La corteza terrestre es una capa sólida extremadamente fina (entre 5 y 70 km.) que flota sobre un inmenso océano de magma, el manto terrestre, de miles de km. de espesor. Además, está dividida en fragmentos o placas, que se mueven continuamente flotando sobre el manto de un modo parecido a como lo harían placas de hielo en el mar. Las distintas placas chocan entre sí, se superponen unas a otras, se juntan, se separan y van modelando, a lo largo del tiempo, las formas de los continentes en un proceso de movimiento contínuo que la Ciencia ha denominado Tectónica de Placas.

Sin embargo, las cosas no siempre fueron así en nuestro mundo. Hubo un tiempo, hace varios miles de millones de años, en el que los continentes no se movían en absoluto. Y los científicos se preguntan desde hace casi un siglo qué tipo de fenómeno pudo poner, en algún momento del pasado, ese gigantesco “motor” en marcha. Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Sidney cree haber resuelto el misterio, y ha publicado sus conclusiones en la revista Nature.

“La Tierra es el único planeta de nuestro Sistema Solar en el que se da el proceso de la Tectónica de Placas -explica Patrice Rey, autor principal del estudio-. Pero el registro geológico sugiere que hasta hace 3.000 millones de años la corteza terrestre no se movía en absoluto, por lo que averiguar qué fue lo que desencadenó este fenómeno único es algo que desde hace décadas obsesiona a los geólogos. Nosotros sugerimos que fue provocado por el surgimiento de los primeros continentes y que, finalmente, se convirtió en un proceso autosostenible”.

Existen en la Tierra ocho placas principales que se mueven sobre el manto a una velocidad media de 15 cm. al año. El proceso implica que, en ciertos puntos, las placas son arrastradas hacia el manto mientras que en otros son empujadas por él, en un movimiento cíclico que se ha bautizado como “La cinta transportadora”.

De hecho, nuevo material surge continuamente del interior de la Tierra a lo largo de las dorsales oceánicas, enormes cordilleras submarinas. Y, a medida que el magma nuevo aflora a la superficie, va empujando al antiguo, ya fío y sólido, hacia las costas continentales. Así es como se genera continuamente la nueva corteza terrestre. En esas mismas costas, sin embargo, sucede el proceso contrario. Empujado por el magma que sigue surgiendo en las dorsales, la corteza vuelve a sumergirse en el manto, bajo los continentes. Es decir, se destruye. Ese es, a grandes rasgos, el mecanismo que permite la contínua regeneración de la capa sólida que envuelve nuestro mundo.

La Tectónica de Placas depende directamente de la relación que existe entre la densidad de las rocas y la temperatura. En las dorsales oceánicas, las rocas están muy calientes y su densidad es menor, lo que facilita su movimiento y flotabilidad. Pero a medida que se van alejando de las dorsales (empujadas por el nuevo magma que surge continuamente), las rocas se enfrían y su densidad aumenta, hasta alcanzar el punto de hacerse más densas que el manto subyacente, lo que hace que, al final de su viaje, vuelvan a ser arrastradas hacia su interior.

Gran presión sobre las placas

Este sofisticado mecanismo lleva funcionando sin interrupción desde hace 3.000 millones de años. ¿Pero qué lo puso en marcha? En aquella lejana época de nuestra historia, el interior de la Tierra estaba más caliente que en la actualidad, la actividad volcánica era mucho mayor y la corteza no podía ir haciéndose más fría y densa para volver a hundirse espontáneamente y poner en marcha la Tectónica de Placas.

“Por lo tanto -explica Rey- el motor que mantiene activa la Tectónica de Placas no existía. En su lugar, los primeros continentes, gruesos y flotando sobre el manto, surgieron en medio de placas que estaban inmóviles. Pero nuestras simulaciones muestran que estos continentes primitivos podrían haber ejercido una gran presión sobre las placas vecinas. Y dado que flotaban sobre el magma, se expandieron horizontalmente, forzando a las placas contiguas a hundirse bajo sus bordes.”

Para Rey, “esta expansión de los primeros continentes pudo haber producido episodios intermitentes de tectónica de placas, que duraron hasta que el interior de la Tierra se enfrió lo suficiente y su corteza y manto se hicieron más densos y pesados, permitiendo que la Tectónica de Placas se convirtiera en un proceso autosostenible que desde ese momento no ha vuelto a detenerse y que ha modelado el rostro de nuestro planeta”.

Compartir

ABC.es

Ciencia y Tecnología © DIARIO ABC, S.L. 2014

Un blog de ciencia y tecnología, esos fantasmas electrónicos y del conocimiento que planean sobre todos nosotros pero que nadie sabe muy bien de dónde vienen, ni tampoco a dónde van.Más sobre «Ciencia y Tecnología»

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Twitter