El mamífero español que convivió con los dinosaurios

El mamífero español que convivió con los dinosaurios

Publicado por el Oct 15, 2015

Compartir

Se llama Spinolestes, tiene 125 millones de años y fue hallado en el yacimiento de Las Hoyas (Cuenca). Su excepcional estado de conservación lo convierten en un hallazgo único.

Un equipo de investigadores españoles, con la participación de expertos de la Universidad de Bonn, acaba de presentar en sociedad el sorprendente fósil de un mamífero de hace 125 millones de años hallado en el yacimiento de Las Hoyas, en Cuenca. Parecido a un roedor actual y del tamaño aproximado de una rata, el animal está tan bien conservado que se han podido analizar a fondo y con todo detalle incluso características tan inusuales como su pelaje. Los investigadores, además, lograron descubrir incluso que el pequeño mamífero pudo haber sufrido una infección por hongos en su pelo, algo que también les sucede a los mamíferos actuales. El trabajo se publica hoy en «Nature».

Hasta ahora, los tejidos blandos más antiguos hallados en el registro fósil no superaban los 60 millones de años. El hallazgo de Las Hoyas duplica esa edad y demuestra que, si de dan las condiciones adecuadas, también los tejidos, y no solo los huesos, pueden fosilizar y conservarse durante tiempos enormemente largos.

El pequeño mamífero pudo haber sufrido una infección por hongos en su pelo, dice la investigación que publica hoy la revista «Nature»

Gracias a ello, los investigadores han podido profundizar en aspectos hasta ahora desconocidos de la fisiología de los primeros mamíferos, que vivieron peligrosamente en plena era de los dinosaurios. Por ejemplo, resultó una sorpresa comprobar que los pelos de la parte posterior de este pequeño animal del Cretácico se funden en pequeñas espinas, similares a las de un erizo, aunque mucho más pequeñas. Esa característica es la que le ha valido su nombre de Spinolestes. Es la primera vez que se logran identificar espinas en un fósil de la era Mesozoica.

La piel del lomo de este antepasado de todos los mamíferos está, además, recubierta con pequeñas escamas. «Conocemos estas características en ratones espinosos modernos de África y Asia Menor -explica Thomas Martin, de la Universidad de Bonn-. Si un depredador les ataca por la espalda, las espinas se desprenden de la piel y el atacante se queda sin nada y con la boca llena de alfilere»”. Es probable que ese mismo mecanismo de defensa estuviera ya presente en Spinolestes.

Pero el nuevo mamífero no es un ratón. De hecho, se trata de un pariente muy lejano y diferente de los ratones modernos. Según Martin «muestra características que solo podemos encontrar en los mamíferos modernos. Pero no se trata de signos de parentesco, sino que desarrollaron estas características de forma independiente. En el transcurso de la evolución, esos mismos rasgos se han “inventado” muchas veces».

Lo mismo se aplica a una caracteríastica muy especial de la columna vertebral de Spinolestes: cada vértebra individual cuenta con unos apéndices que le permiten encadenarse a las demás vértebras. Como resultado, su espalda era extraordinariamente fuerte, aunque la razón por la que necesitaba tanta fuerza sigue siendo objeto de especulación. «Hoy en día -explica Martin- podemos encontrar estructuras similares en los armadillos, los osos hormigueros y las musarañas africanas. Estas últimas, por ejemplo, utilizan su fuerte espalda para hacer caer al suelo hojas de palma desde el tronco del árbol y así acceder a los pequeños insectos y larvas que pueda haber entre los puntos de fijación de las hojas y el tronco».

El hallazgo procede del yacimiento paleontológico de Las Hoyas, en Cuenca, principalmente conocido por su riqueza en aves primitivas y fósiles de reptiles. Sin embargo, hace tres años, un equipo de investigadores dirigidos por la paleontóloga Angela Buscaglioni, de la Universidad Autónoma de Madrid, encontró el esqueleto fosilizado de un pequeño y desconocido mamífero. El equipo llevó su descubrimiento a la Universidad de Bonn, donde los huesos y el tejido fueron separados de la piedra caliza utilizando un procedimiento especial.

Sorprendidos por el buen estado del fósil

Los investigadores se confiesan particularmente sorprendidos por el excelente estado de conservación del fósil, especialmente del pelaje del animal. Algo que según Martin, «no tiene precedentes hasta la fecha». Junto a colegas de Francia, Alemania y Estados Unidos, el equipo español examinó esos pelos con todo detalle. Y entre otras cosas se comprobó que mostraban sutiles alteraciones que sugieren una infección por hongos. Es decir, que es posible que los mamíferos prehistóricos sufrieran el mismo tipo de enfermedades que sus descendientes actuales.

En cualquier caso, los resultados muestran con toda claridad que compartían por lo menos una de esas enfermedades. En palabras del profesor Martin, «hace 125 millones de años, Spinolestes estaba perfectamente adaptado a su nicho ecológico, tanto por sus escamas dorsales y espinas traseras como por su fuerte espalda». De esta forma, este fósil único desencadena toda una serie de nuevos hallazgos. «Debemos revisar nuestras teorías -concluye Martin-. Es cierto que los mamíferos eran muy pequeños durante la era de los dinosaurios. Pero ciertamente no eran primitivos».

Compartir

ABC.es

Ciencia y Tecnología © DIARIO ABC, S.L. 2015

Un blog de ciencia y tecnología, esos fantasmas electrónicos y del conocimiento que planean sobre todos nosotros pero que nadie sabe muy bien de dónde vienen, ni tampoco a dónde van.Más sobre «Ciencia y Tecnología»

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Twitter