Cinco razones para tener, o no tener, un iPad2

Publicado por el Mar 11, 2011

Compartir

El 25 de marzo empezará a venderse en España el iPad2, la segunda versión del popular dispositivo de Apple. Pero el iPad, el que hay ahora, ni siquiera lleva un año en el mercado. Fue lanzado hace apenas 10 meses, el pasado 28 de mayo, y muchos se preguntan por las razones que han llevado a los de Cupertino a una actualización tan rápida y sobre un producto, además, que desde el principio es (y sigue siendo) todo un éxito de ventas.

La respuesta, sin embargo, es evidente: Se acerca una auténtica avalancha de tablets, de todas las marcas, que desembarcarán en nuestro país durante los próximos meses y que tienen, en general, la calidad y las prestaciones suficientes como para plantar cara a la versión actual del iPad de Apple.  Por eso, la nueva versión de la tableta de la manzana es, a todas luces, un “iPad defensivo”, lanzado para mantener a raya a la competencia y dar a Apple el tiempo suficiente para poner a punto un dispositivo realmente diferente. Ese será el iPad3, y llegará con toda probabilidad en verano de 2012.

No cabe duda de que el iPad2 animará a muchos de los que hasta ahora se han resistido a los encantos de la primera versión. Y si el iPad “clásico” ha vendido ya unos 15 millones de unidades desde que salió hasta finales de febrero, los analistas creen que el iPad2 puede disparar esa cifra hasta los 35 millones de tabletas para diciembre de 2011.

Pero, qué hay de los que ya tienen un iPad? Vale realmente la pena deshacerse del aún no viejo dispositivo y cambiarlo por el nuevo? Hay razones para todos los gustos, pero hemos elegido las diez principales, cinco a favor y cinco en contra de realizar el cambio.

Razones a favor

Por una parte, el nuevo iPad está equipado con dos cámaras (una frontal y una trasera) de las que su antecesor carece. Por eso, será capaz no solo de grabar fotos y vídeos en calidad HD, sino también de usar “FaceTime” (segunda razón), la magnífica aplicación de videoconferencia gratuita (funciona sólo con WiFi) de la que ya disfrutan los propietarios de un iPhone o de un Mac.

Otra razón (la tercera) en favor del cambio es el nuevo procesador de doble núcleo A5, capaz, en teoría, de multiplicar varias veces el rendimiento, la velocidad y la capacidad gráfica del dispositivo con respecto al actual. Además, casi todos los nuevos tablet que vienen (Samsung, Motorola, HP, Blackberry, etc.), incorporan un doble procesador y podrían dejar atrás al iPad clásico en menos de un año.

Otro motivo para cambiar (el cuarto) es el tamaño. Y aunque la pantalla no varía (sigue siendo de 9,7 pulgadas), el iPad2 es un 33% más fino que su predecesor (incluso más fino que un iPhone4) y pesa hasta un 18% menos que el actual, algo importante a la hora de sujetar el dispositivo con una sola mano durante tiempos prolongados.

Por último, la nueva versión permite (gracias a un adaptador HDMI), reproducir los contenidos multimedia en la TV en calidad Full HD (a 1080p). La versión clásica también puede hacerlo, pero se queda en los 720p.

Razones en contra

Llega la hora de enumerar las razones para no cambiar. La primera y más poderosa es que, a pesar de todo lo anterior, las mejoras del iPad2 no son tantas ni tan espectaculares como para justificar la sustitución. Los propietarios de un iPad pueden “aguantar” tranquilamente a que salga el iPad3 dentro de un año sin tener por ello que hacer grandes renuncias.

Además (razón número 2), el iPad actual aún sigue siendo mejor que algunos de los dispositivos de otras marcas que están a punto de llegar y funcionará perfectamente con casi todas las aplicaciones de la AppStore (excepto, por ejemplo, la ya citada FaceTime).

Lo cual nos lleva a la razón número tres: si esperamos un año, tendremos un iPad3 con mejoras realmente significativas (entre ellas la pantalla Retina, como la del iPhone4), algo que el iPad2 no lleva, y podremos, además, amortizar lo que gastamos en la compra del primero. La cuarta razón es que esperar un año nos dará, también, la posibilidad de ver lo que hace la competencia. Y al final, quién sabe, podríamos decidirnos por una tableta diferente a la hora de realizar el cambio.

Finalmente, y a pesar del nuevo procesador, las primeras pruebas de rendimiento realizadas con el iPad2 apuntan a que no es excesivamente más rápido que la versión actual, especialmente en lo que se refiere a navegación.

Y hasta aquí la lógica, aunque tratándose de Apple, especialista en “objetos del deseo” la simple lógica, a menudo, no basta. Para saber quién tiene razón y quién no, no habrá más remedio que esperar unos meses y ver el curso de los acontecimientos…

Compartir

ABC.es

Ciencia y Tecnología © DIARIO ABC, S.L. 2011

Un blog de ciencia y tecnología, esos fantasmas electrónicos y del conocimiento que planean sobre todos nosotros pero que nadie sabe muy bien de dónde vienen, ni tampoco a dónde van.Más sobre «Ciencia y Tecnología»

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Twitter