White Lies, ritual de lo habitual

Publicado por el ene 13, 2011

Compartir

White Lies.jpg

Le han hecho a los White Lies una foto en los pasillos del Metro -azulejos blancos y tubos fluorescentes como único decorado- para que, incluso de forma visual, el trío británico remita a Joy Division y su tiempo sonoro. El pop británico sigue empeñado en morderse la cola para demostrar que lo del fish and chips, en esencia, no es más que una pescadilla que gira sobre su propio eje.

Se ha producido durante las últimas jornadas cierto revuelo en internet hasta que los coleccionistas de adelantos han logrado completar las diez canciones del segundo álbum, “Ritual”, producido por Bob Moulder y formalmente localizado en el abarrotado cruce de caminos, no tiene pérdida, de los primeros años ochenta. Más desinhibida que su primer disco, la cosa ahora va de Bauhaus mezclada con la Human League de “Dare”, lo que abre tanto el compás que prácticamente cabe casi todo lo que circulaba por aquel entonces en el pop británico, que era una barbaridad. La virtud de los White Lies es compatibilizar subgéneros cuyo magnetismo y extrema polaridad complica su convivencia y favorece su repulsión, neutralizada en ejercicios de estilo tan depurados como accesibles. Como los Hurts, pero menos amariconados.

Resulta difícil determinar, dada la juventud de los White Lies, la procedencia de los ecos que reciclan y prolongan, saber si es una actualización de la primera generación del post-punk y la Nueva Ola o de alguna de sus posteriores réplicas. El trío británico ha emulado a Joy Division al posar para la cámara en un túnel del Metro, pero su raíz podría estar, por no ir tan lejos y evitar trasbordos, en los Editors, que les pilla ahí al lado. Mientras los Wire programan en su nuevo y flamante disco una asombrosa y veraz recreación de una era que protagonizaron y definieron, los White Lies trazan la enésima ruta a un pasado ya virtual, fantaseado y contrahecho por quienes contraponen simples y discutibles recuerdos, quizá de segunda o tercera mano, a documentos tan solventes y contrastados como los que todavía maneja la banda de Colin Newman.

El uso y abuso de los materiales que manejan los White Lies deriva, a la larga -como sucede con su “Ritual”- en un proceso de fotocopiado que de forma paulatina deteriora y desdibuja las señales originales, leídas a distancia y a partir de facsímiles muy desvirtuados. La revisión de la época de los Wire a partir de elementos degenerados e impuros, sintonizados con interferencias que los malogran y a la vez enriquecen, permite a los White Lies estrenar en 2011 canciones que ya existían en la memoria del público. Lo de los Wire, en cambio, y de forma paradójica, resulta cada vez más sorprendente.

Compartir

ABC.es

Librería de pistas © DIARIO ABC, S.L. 2011

Ni un sólo día sin música. Es el objetivo de este espacio de encuentro con grupos, géneros, listas, conciertos, anécdotas, recomendaciones y cuantos ingredientes debe reunir toda biblioteca sonora. Más sobre «Librería de pistas»

La entrada más popular

La música de Obama y Romney

138... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031