The Jayhawks, el retorno del pop con clase

Publicado por el Sep 5, 2011

Compartir

Ya teníamos muchas ganas de esto. Al menos yo. Los americanos The Jayhawks regresan por todo lo alto tras ocho años -sin contar la irrupción en solitario de Gary Louris con ‘Vagabonds’ y de Mark Olson con su ‘Many colored kite’-, con ‘Mockingbird Time’, pero que nadie espere cosas como ‘Tomorrow green grass’, ‘Blue earth’ o, incluso, ‘Hollywood town hall’ porque se llevaría una sorpresa; quizá un tanto desagradable. Cabe decirlo antes, por si las moscas. Este disco es otra cosa, es algo más reposado, tranquilo y parsimonioso que los anteriores pero vuelven a respetar calidad y sus cuidados textos.

La fórmula funciona. No nos engañemos. Ambos vuelven a juntarse para ampliar nuestro palidecido paladar para ofrecer pinceladas de blues, bluegrass y country con toques soul, rock y pop, mezclando esas melodías bien elaboradas, influenciadas por The Beatles o The Byrds, a las que nos tienen acostumbrados pero soltándose a la experimentación, aunque sin olvidar, claro, las cálidas melodías vocales. Su vuelta a ha sido una agradable noticia. Una de las buenas de este año.

El disco, compuesto por un total de doce canciones y grabado en Minneapolis, abre con ‘Hide your colours’, un tema marca de la casa compuesto por un estribillo repetitivo muy pop clásico que continúa con ‘Closer to your side’, un tema que suena a algo ya familiar, donde piano y guitarra acústica vuelven a hacer de las suyas en una melodía que va decayendo suavemente hasta el final donde se incorporan acordes suspendidos repletos de sus habituales armonías vocales, vamos, una auténtica fideuá de sabores y colores propios de la banda.

‘Tiny Arrows’ es una balada extraída del biomino Louris-Olson que tanto gusta; un preludio de uno de los mejores temas del disco ‘Mockingbird Time’, que con el tiempo superará cualquier tipo de bache: ‘She walks in so many ways’, que ha sido el apertitivo del nuevo trabajo de los miembros originales del grupo, puede desatar el delirio de los efectistas, pero tampoco sería el mejor corte del álbum. Me recuerda, en parte, a la infalible ‘Pray for me’. 

El disco se mete en una diatriba de sonidos más crudos, como ‘High water blues’, rock suave directo al grano. Sin embargo, echo en falta cosas del tipo como ‘Dying on the wine’, ‘Think about it’ o sensibleras ‘The man who loved like’. Con el tema que da título al disco se llega al ecuador del nuevo material, donde aparecen psicodélicos avances que recobra la fuerza del tema, en realidad una melodía tranquila y acomplejada que se desvanece sin una gran sorpresa; quizá la única muestra de innovación es la de un cambio en forma de puente tirando al minuto 3. 

‘Stand out in the rain’ también es sensiblera y preciosa, otro de los nuevos temas que mejor se adaptarían en directo, al igual que ‘Cinnamon Love’, con una harmónica haciendo de las suyas, va lastrando la agonía gracias a unos acordes que saltan y vuelan por el mástil. ‘Guilder Annie’ tiene influencias ‘beatlelianas’ pero se adapta bien al ritmo decadente que va tomando la segunda mitad del disco.

Con un pop con convicción como ‘Black-eyed Susan’ se alcanza el solsticio de ‘Mockingbird Time’ antes de retomar la fuerza y el clasicismo con ‘Pouring Rain at Dawn’, brillante y completa, para poner la puntilla con ‘Hey mr. man’ que incorpora un riff bastante contundente y preciso que se va repitiendo constantemente y que bien podríamos decir: “Estos sí son los Jay”.  

Compartir

ABC.es

Librería de pistas © DIARIO ABC, S.L. 2011

Ni un sólo día sin música. Es el objetivo de este espacio de encuentro con grupos, géneros, listas, conciertos, anécdotas, recomendaciones y cuantos ingredientes debe reunir toda biblioteca sonora. Más sobre «Librería de pistas»

La entrada más popular

La música de Obama y Romney

138... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Jun    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031