Ray Manzarek, el teclado mágico de The Doors

Publicado por el May 21, 2013

Compartir

El bueno de Ray Manzarek dijo en varias ocasiones en el ocaso de su vida que la electrónica era el futuro de la música. Su ascendencia polaca pudo haberle inculcado la pasión por la música. De muy joven tomó clases de piano, que supo trasladar de manera magistral a la fórmula de The Doors, banda que revolucionó el rock en los años sesenta.

ray

El artista representa, realmente, el característico estilo de la banda californiana. Esa psicodelia que impregnaba en sus desarrollos, como en «Light my fire». La ausencia de bajo eléctrico en los directos la suplía a la perfección con un Fender Rhodes Piano Bass. O ese solo con tintes barrocos en «Love me two times». Era hábil, creativo, original, sensible, crudo a manos del Vox Continental. Sin duda, sin él ni Jim Morrison y su poesía no hubiera sido posible la trascendencia de la banda. Hasta su muerte, con 74 años, Ray no ha parado de girar, de hacer conciertos y actuaciones, colaboraciones y demás historias musicales. Es un tópico pero es cierto. La música era su vida.

Conoció al Rey Lagarto  en una playa de Venice mientras estudiaba cine en UCLA. Allí mostró un pasaje de «Moonligh Drive» y Manzarek le encantó tanto, quedó tan sorprendido, que decidió que eso no podía pasar por alto. Un tímido Morrison fue invitado a entrar a Rick & The Ravens, la banda que Manzarek había creado con sus hermanos, sin embargo a los demás miembros de de la banda no le gustaron las ideas de Morrison. Fue entonces cuando el teclista llamó a Robby Krieger, guitarrista, y John Densmore, baterista, y juntos parieron a The Doors.

Ese viaje psicodélico que transformó The Doors en música venía por el carril del LSD y la marihuana, y no tanto por la la influencia de las drogas. Sí, porque ellos consideraban drogas a la heroína, la cocaína o el alcohol. Sin duda, para comprender su influencia hay que escuchar temas como «Break On Through», «Back Door Man», «Riders on the Storm» o  «The Crystal Ship» o «Touch me».

Tras la muerte de Morrison la banda continuó varios años más, con un par de discos. Sin la peculiar voz, Manzarek y Krieger tomaron las riendas como vocalistas indistintamente, con giros hacia el soul y más pop. De hecho, él pone la voz en «No me molestes mosquito», esa extraña canción para un anuncio que puso punto y final a la obra de The Doors.

 

Compartir

ABC.es

Librería de pistas © DIARIO ABC, S.L. 2013

Ni un sólo día sin música. Es el objetivo de este espacio de encuentro con grupos, géneros, listas, conciertos, anécdotas, recomendaciones y cuantos ingredientes debe reunir toda biblioteca sonora. Más sobre «Librería de pistas»

La entrada más popular

La música de Obama y Romney

138... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31