La cuarta década de The Wire

Publicado por el Dec 30, 2010

Compartir

Wire900 (Custom).jpg

Sólo diez días de 2011 va a dejar pasar The Wire para sumar una nueva década, y van cuatro, a su carrera discográfica, modelo para decenas de bandas empeñadas en reconstruir un post-punk que el veterano grupo británico sigue facturando sin postizos y con una tensión cuya veracidad todavía sobrecoge.

Al margen del baile de debutantes previsto para los próximos meses, no podía empezar mejor el año que con el lanzamiento de «Red Barked Tree», trabajo con el que The Wire no sólo reivindica su obra, sino que demuestra cómo el conservadurismo puede resultar avanzado cuando tus alumnos no dejan de imitarte y, con suerte dispar, tratan de rentabilizar tus lecciones magistrales. Formalmente, el nuevo disco del trío liderado por Colin Newman no añade nada -salvo once canciones, algunas soberbias, dignas de figurar entre lo mejor de su repertorio, como «Moreover», «Down To This» o «Please Take»- a un catálogo cuyas hechuras quedaron definidas en su momento para orientar, hasta la actualidad, a quienes apostaron por un expresionismo tan figurativo y compacto que deja poco margen de maniobra, un formato que inspira y, a la larga, también asfixia. Menos a The Wire. Ahí siguen.

Rastrear la herencia musical de los autores de «Pink Flag» a lo largo de las últimas décadas, con sus más y sus menos, representa un ejercicio que va de lo policiaco a lo mágico, porque las coordenadas sonoras eran y son tan fuertes que obligaban y obligan a camuflarlas, quizás a corto plazo con buenos resultados, pero sin mucho recorrido. Nadie como The Wire para seguir sonando, así que pasen cuatro décadas, a The Wire.

«Red Barked Tree» es el testamento provisional, abierto y también sereno, de uno de los grupos más influyentes de su tiempo, una banda cuya huella norteamericana se ha convertido en molde para los ensayos de multitud de grupos, embarcados en una empresa arqueológica que la vitalidad y, sobre todo, la confianza de The Wire han vuelto a cuestionar. Puestos a recordar a The Wire, nadie mejor que sus miembros fundadores para hacerlo de memoria y con soltura. Si no puro, por su refinamiento, aunque lo cortés no quite lo valiente, ni lo violento, el sonido con que The Wire abre 2011 es una nueva llamada de atención y al orden para los copistas -no sólo de expresiones, sino de emociones- y, también, para que nadie se distraiga. Estamos otra vez en clase, como en 1979.

Compartir

ABC.es

Librería de pistas © DIARIO ABC, S.L. 2010

Ni un sólo día sin música. Es el objetivo de este espacio de encuentro con grupos, géneros, listas, conciertos, anécdotas, recomendaciones y cuantos ingredientes debe reunir toda biblioteca sonora. Más sobre «Librería de pistas»

La entrada más popular

La música de Obama y Romney

138... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Jun    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031