Regreso al país de nunca jamás

Publicado por el Nov 17, 2009

Compartir

A todos nos ha pasado. El tiempo lo marchita todo y cuando regresamos a los lugares que marcaron nuestra biografía y donde pasamos vivencias de las que guardamos un grato recuerdo nos encontramos con que nada es igual, con que todo ha cambiado, con que lugares que nos resultaron encantadores tiempo atrás ahora nos parecen vulgares, cuando no amargos. Pero lo que más duele es comprobar siempre que lo que más ha pagado el paso del tiempo hemos sido nosotros mismos.

 

Este fenómeno, el del devastador efecto del paso del tiempo, es universal. Quizá se libre Dios, pero como Su existencia todavía no es más que una presunción, no queda sino concluir que sí, que todo acusa el implacable discurrir de Cronos. Aunque, bueno, no. Hay excepciones. Como el de los vinos que mejoran con los años, como el de Sofía Loren, que cada año está más fina y más maciza, o como el de la selección española de fútbol.

Año y medio después de culminar una gesta que quedará para los anales futbolísticos, la Roja regresa al escenario donde se encumbró e hizo realidad un sueño en el que, mecidos por el fútbol extático de los chicos de rojo, aún seguimos plácidamente inmersos. Fue en el clásico Pratter de Viena, hoy rebautizado como Ernst Happel, donde nos hicimos mayores, donde pasamos de eternos aspirantes a admirados campeones, donde dejamos fuera a Italia en los penaltis, y hay que tener mucha horchata en la sangre y mucho portero bajo el arco para tumbar a la azzurra en una de esas tandas a vida muerte. El Pratter fue el escenario en que Torres voló sobre Lehman, en el que le hicimos noventa minutos de rondito a los rusos, el coliseo en el que, por fin, nos hicimos mayores.

Mañana España se mirará en el espejo vienés y comprobará que el hechizo de aquel sabio de pelo blanco que siempre iba en chándal y al que le gustan los bares sigue vigente. Porque un año después, España sigue gustándose y gustándonos, su fútbol se mantiene radiante y joven. ¿Cuánto durará la magia? No lo sé, pero estoy seguro de que los muchos austriacos que mañana poblarán el campo lo harán al reclamo, más que de su equipo nacional, de los españoles, los Houdini del fútbol actual, esos prestidigitadores que hacen con el balón lo mismo que los ilusionistas con los pañuelos: Nada por aquí, nada por allá… y ¡gooooooooool!

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2009

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Aug    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31